Cada día brota una historia: “Las pinturas negras”

En 1828, Francisco de Goya murió en el destierro.

Acosado por la Inquisición, se había marchado a Francia.

En su agonía, Goya evocó, entre algunas palabras in­comprensibles, su querida casa de las afueras de Ma­drid, a orillas del río Manzanares. Allí había quedado lo mejor de él, lo más suyo, pintado en las paredes.

Después de su muerte, esa casa fue vendida y reven­dida, con pinturas y todo, hasta que por fin las obras, desprendidas de los muros, pasaron al lienzo. En vano fueron ofrecidas en la Exposición Internacional de Pa­rís. Nadie se interesó en ver, y mucho menos en com­prar, esas feroces profecías del siglo siguiente, donde el dolor mataba al color y sin pudor el horror se mostraba en carne viva. Tampoco el Museo del Prado quiso com­prarlas, hasta que a principios de 1882, entraron allí por donación.

Las llamadas pinturas negras ocupan, ahora, una de las salas más visitadas del museo.

Las pinto para mí—había dicho Goya.

Él no sabía que las pintaba para nosotros.

 

 

(Eduardo Galeano, “Los hijos de los días”, pag. 129. Ed. Siglo XXI de España Editores, S.A. 2012)

 

Esta entrada fue publicada en Artículos. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *