Cada día brota una historia: “La fabricación de enfermedades”

¿Buena salud? ¿Mala salud? Todo depende del punto de vista. Desde el punto de vista de la gran industria farmacéutica, la mala salud es muy saludable.

La timidez, pongamos por caso, podía resultar sim­pática, y quizás atractiva, hasta que se convirtió en enfermedad. En el año 1980, la American Psychiatric Association decidió que la timidez es una enfermedad psiquiátrica y la incluyó en su Manual de Alteraciones Mentales, que periódicamente ponen al día los sacerdo­tes de la Ciencia.

Como toda enfermedad, la timidez necesita medica­mentos. Desde que se conoció la noticia, los grandes laboratorios han ganado fortunas vendiendo esperan­zas de curación a los pacientes apestados por esta fobia social, alergia a la gente, dolencia médica severa.

(Eduardo Galeano, “Los hijos de los días”, pag. 124.  Ed. Siglo XXI de España Editores, S.A.. 2012)

Esta entrada fue publicada en Artículos. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *