Cada día brota una historia: “Aquí no ha pasado nada”

Ocurrió en Chernobyl, Ucrania, en 1986.

Fue la más grave catástrofe nuclear hasta entonces padecida en el mundo entero, pero los pájaros que hu­yeron y los gusanos que se hundieron bajo tierra fue­ron los únicos que informaron de la tragedia desde el primer instante.

El gobierno soviético dictó orden de silencio.

La lluvia radiactiva invadió buena parte de Europa y el gobierno seguía negando o callando.

Un cuarto de siglo después, en Fukushima, estalla­ron varios reactores nucleares y el gobierno japonés también calló o negó las versiones alarmistas.

Razón tenía el veterano periodista inglés Claude Cockburn cuando aconsejaba:

No creas nada hasta que sea oficialmente desmentido.

 

(Eduardo Galeano, “Los hijos de los días”, pag. 140. Ed. Siglo XXI de España Editores, S.A.. 2012)

Esta entrada fue publicada en Artículos. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *