Cada día brota una historia: “El hombre que enseñaba aprendiendo”

En el año 2009, el gobierno de Brasil pidió disculpas a Paulo Freiré. El no pudo agradecer el gesto, porque llevaba doce años de muerto.

Paulo había sido el profeta de una educación soli­daria.

En sus comienzos, daba clases bajo un árbol. Había alfabetizado a miles y miles de obreros del azúcar, en Pernambuco, para que fueran capaces de leer el mun­do y ayudaran a cambiarlo.

La dictadura militar lo metió preso, lo echó del país y le prohibió el regreso.

En el exilio, Paulo anduvo mucho mundo. Cuanto más enseñaba, más aprendía.

Hoy, trescientas cuarenta escuelas brasileñas llevan su nombre.

 

(Eduardo Galeano, “Los hijos de los días”, pag. 374. Ed. Siglo XXI de España Editores, S.A. 2012)

 

Esta entrada fue publicada en Artículos. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *