Vida y anhelo

Hermano, hermana:

Con sencillez, si, al leer alguna página, te ha venido el deseo de saber algo más de mí, te comparto confidencialmente estos datos. No lo leas, por piedad, como un “curriculum” académico de recomendación, sino entre líneas como la humilde y sencilla expresión de un corazón anhelante. Solo así tiene sentido.

Nací en la ciudad de Alfaro (La Rioja, España), fruto del amor de mis padres, Rufino y Saturnina, el 5 de diciembre de 1936, y por la cercanía  de la fiesta del Patrón de Navarra me pusieron de nombre Francisco Javier, pues mi madre era navarra; mi padre, en cambio, riojano. Soy el segundo de seis hermanos. Recibí el bautismo el 9 de diciembre, y la Primera Comunión, el 4 de julio de 1944.

De pequeño ingresé en el Seminario Seráfico de la Divina Pastora de los Capuchinos, en Alsasua, Navarra, el 27 de agosto de 1947. Pocos meses después moría mi padre (1 diciembre 1947). Mi madre permaneció viuda hasta su muerte, acaecida cercana a los 100 años (15 agosto 2008). En su hora escribí un libro sobre mis padres: Elogio cristiano de mis padres: Rufino Grández García (1907-1947) – Saturnina Lecumberri Labairu (1908-2008) (Alfaro 2008. 175 pp.). A ellos les debo todo.

Seguí el curso de estudios en la Orden: Alsasua (1947-1952), Zaragoza (1952-1955). Y de aquí, con 18 años, pasé al Noviciado de Sangüesa, Navarra, adoptando el nombre de Fray Rufino María; profesé la vida capuchina en Sangüesa el 15 de agosto de 1956. Y acto seguido pasé a los estudios de Teología, en Pamplona (1956-1960). Recibí la Ordenación Sacerdotal en Pamplona el 2 de abril de 1960. Y, terminado el curso, fui destinado a estudios superiores para la formación de los jóvenes capuchinos.

Tengo una hermana religiosa contemplativa, Sor María del Burgo Grández (monasterio de la Concepción, Alfaro), y un hermano sacerdote capuchino, Roque Grández (Ecuador).

Acaso mi vida haya sido una peregrinatio spiritualis en aras de la enseñanza, del servicio y del ministerio, siempre con un marcado acento de hermano sacerdote. Me he sentido en todo mi vida tan hermano como sacerdote, tan sacerdote como hermano.

Desde la cima de mis 75 años (56 de profeso, 52 de sacerdote), he aquí la hoja de ruta que he recorrido, las “estaciones” de esta peregrinación hacia el Señor, hacia el mundo hermano:

  • Friburgo de Suiza, Licenciatura en Sagrada Teología (1960-1092).
  • Roma, Licenciatura en Sagrada Escritura (1962-1964). Presente en la plaza de San Pedro en la apertura del Concilio (11 octubre 1962)
  • Pamplona, Enseñanza de Sagrada Escritura y formador de capuchinos (1964-1975). Un curso de doctorado en Roma.
  • Miranda de Arga, Ermita de la Virgen del Castillo. Plan de una fraternidad de fuerte dedicación a la oración, que no llegó a realizarse (1975-1978). Comienzo a escribir poemas, que hasta la fecha suman algo más de 1300.
  • Burlada (Navarra), Ministro provincial de Capuchinos por un trienio (1978-1981) y por un  segundo (1981-1984). Esto me da la oportunidad de visitar a los hermanos extendidos en varios países.
  • Residencia en Jerusalén, Convento Franciscano de La Flagelación (1984-1987), donde defiendo una tesis para el doctorado en Teología Bíblica: Las tinieblas en la muerte de Jesús (Lc 23,44-45a). Estudio exegético.
  • Fraternidad rural de montaña en Laguna de Cameros (La Rioja, 1987-1990), dedicado a la vida fraterna, ministerio sencillo entre las gentes y profesor de Sagrada Escritura en el Seminario diocesano de Logroño.
  • Fraternidad de la Parroquia de Valvanera en los Capuchinos de Logroño (1990-1995). Guardián. Ministerio conventual y parroquial (Comunidades neocatecumenales) y profesor en el Seminario diocesano de Logroño.
  • Fraternidad de postnoviciado en Vitoria-Gasteiz (Álava, 1995-1999). Vida fraterna, ayuda parroquial, y profesor en el Seminario diocesano de Logroño.
  • Fraternidad de noviciado en Estella, Navarra (1990-2002). Guardián, ayuda en el noviciado, clases.
  • MÉXICO (llegada el 7 octubre 2002). Fraternidad de capuchinos adherida a la Casa de formación Santa Verónica Giuliani, en Cuautitlán Izcalli, estado de México (2002-2007). Clases a las hermanas, clases en el Seminario Guadalupano de Cuautiltán Izcalli; asistente espiritual por tres años de la Federación de Hermanas Capuchinas Sacramentarias. – Por cinco meses (febrero-junio 2007), en el Noviciado de Capuchinos de Tres Ojitos, Ciudad Madera, Chihuahua.
  • Fraternidad de noviciado de Puebla (2007-2012). Vicemaestro de novicios; ayuda en la Parroquia; clases en el Seminario Palafoxiano de Puebla.
  • Fraternidad del postnoviciado de Guadalajara, Jalisco: desde el 14 de julio de 2012.

He escrito bastante. Como ministro provincial muchas cartas, informes y reflexiones. Posteriormente, vidas de hermanos edificantes, a quienes he conocido, vidas que son un patrimonio espiritual para mi provincia religiosa de origen y también para la Iglesia:

El 16 de julio de 2009, fiesta de la Virgen del Carmen, por la amabilidad del sacerdote español don Pedro Azuar, a quien expreso mi más profunda gratitud, empecé a publicar colaboraciones poéticas en mercaba.org. Y para presentarme en mi “Autobiografía” escribí, como allí puede verse:

“…He publicado diversos poemarios de cantos litúrgicos, en ocasiones con música de Fidel Aizpurúa, capuchino: Himnos para el Señor (1983); Himnario de la Virgen María (1989); Himnario de las Horas (1990); Gloria y ternura: Adviento y Navidad (2000); Nuestra Pascua inmolada: Cuaresma y Pascua (2004). Algunos de ellos han pasado al libro oficial de la Liturgia (como, por ejemplo, en Navidad, “Te diré mi amor, Rey mío”; en Pascua “Al fin será la paz y la corona”, “Estaba al alba María”), otros han sido editados en varios libritos; y una cantidad considerable están en mis reservas, esperando el día. La voz de mis versos resuena en la letra del Himno del 48º Congreso Eucarístico Internacional de Guadalajara del año 2004, lo mismo que en el Himno para el IV Congreso Eucarístico Nacional de México en 2008 celebrado en Morelia”.

Posteriormente, el día de san Juan Evangelista (28 de diciembre) de 2010, animado por el joven capuchino Néstor Wer, y gracias a sus servicios técnicos, que yo no poseo – inicié este blog de “Las hermosas palabras del Señor”. Gracias de corazón, hermano.

¿Qué busco en la vida? Anunciar a Jesús.

O, si quieres, hermano, hermana…, mi última confidencia: Un corazón humilde, sencillo y puro. Esto es lo que anhelo.

Lo demás…, haga el Señor Jesucristo lo que le plazca.

A su misericordia y ternura me acojo. Te pido una oración, pues el verdadero apoyo entre hermanos es el aprecio y la oración.

Con sincero amor.

Guadalajara, en el día del Señor, 22 julio 2012

Fr. Rufino María Grández Lecumberri, OFMCap.

Esta entrada fue publicada en Compartir.... Guarda el enlace permanente.

Una Respuesta a Vida y anhelo

  1. Ildefonso dijo:

    Aconsejo leer el maravilloso C.V. del P. Rufino, un capuchino riojano-navarro que, tras una fructifera vida dedicada principalmente a formarse y a la docencia, todavía a sus 78 años sigue trabajando ahora en tierras mejicanas.
    Según me dijo Antonio Granados, él tuvo la satisfacción de conocerle en un cursillo de formación que impartió el P. Rufino en Madrid y al que acudieron varios capuchinos andaluces.
    Que Dios bendiga su labor y le dé salud y vida por muchos años más.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *