En memoria de “nuestras Marías”.

Siguiendo en mi línea de recordar nuestro paso por el Seminario Seráfico de Antequera  y revivir muchas de las vivencias allí pasadas, quiero adelantaros que, este artículo, ya lo llevaba cociendo en mi mente durante tiempo aunque me faltaba rematarlo. La circunstancia del fallecimiento de Valvanera Cuenca ha acelerado y estimulado mi memoria y deseo de no retrasarlo más.

El día de su fallecimiento, recibí la noticia por vía telefónica, de Fray Alfonso Ramírez Pedrajas con el ruego de que fuese portavoz de tan triste noticia y de que lo transmitiese a los compañeros. Así lo hice y, en poco tiempo, me puse en contacto con Antonio Sancho Pedreño (Presidente de la Asociación), Juan Antonio Perea y Gabriel Durán, (residentes en Antequera y vecinos de Valvanera), Baldomero, Miguel Tomás, Antonio Granados, Felipe Granados, Pepe Acedo, etc. A través del whatsApp contacté con más de treinta compañeros. Con Antonio Sancho e Ildefonso lo hice por vía telefónica al no disponer o no usar “estos adelantos”. Todos quedaron enterados a la mayor brevedad y me contestaron con las lógicas palabras de cariño y condolencias para sus familiares.

El poco margen de tiempo respecto al funeral, por la distancia, las obligaciones profesionales, circunstancias familiares, etc. impidió que pudiésemos acompañar a sus familiares en su adiós. El más sincero agradecimiento a Ildefonso, Gabriel Durán, Juan A. Perea por su presencia en el funeral y a Fray Alfonso Ramírez Pedrajas y Fray Juan Jesús Linares que oficiaron la misa. Todos ellos nos representaron con toda dignidad e incluso Ildefonso dedicó unas breves palabras llenas de cariño y agradecimiento a la gran labor, dedicación y profesionalidad de estas abnegadas y queridas mujeres.

Ya, en otro artículo, que escribí referente al perfecto funcionamiento del engranaje de la maquinaría que hacía funcionar los estamentos del Seminario, comentaba que todo grupo funciona y prospera gracias a la calidad humana, cohesión, afinidad y dedicación de cada uno de sus componentes. Esa era, y es, la percepción que yo tenía del Seminario. Cada cual desempeñaba su papel con total convencimiento de que por muy pequeña que fuese su aportación estaba colaborando en el funcionamiento global. Al incorporarme al Seminario, tuvieron que transcurrir algunos meses para percatarme del nuevo entorno en el que vivía y me movía. Quiero resaltar, sobre todo, la situación de cambiarnos de muda cuando tocaba. Observaba cómo algunos compañeros de cursos superiores (“los mayores”) se encargaban sistemáticamente de recoger no sólo la ropa sucia de todos los seráficos sino también la ropa de cama para llevarla a lavar. Me movió la curiosidad por saber dónde y quiénes lavaban dicha ropa. Entonces pude conocer a “las Marías” y el entorno donde realizaban sus quehaceres. En los primeros cursos creo que no tuve la oportunidad de ir a la lavandería porque, como he dicho, eran los seráficos mayores los encargados de recoger y llevar la ropa. Ya, en los cursos superiores, sí me pasé por allí. Siempre me parecieron unas mujeres muy amables, simpáticas y muy trabajadoras. Siempre se manifestaban contentas y nos trataban con un cariño especial, como si de nuestras madres se tratase. Se interesaban por nosotros y nos preguntaban por nuestras familias, etc. Recuerdo que, estando en tercero, nos confeccionaron a todos un guardapolvo y tuvimos que pasar por la lavandería para que nos tomaran medidas para confeccionarlo. Siempre sonrientes y con una palabra amable en la boca.

Posiblemente haya compañeros que las conocieran y trataran más que yo, pero seguro que convendríamos en la misma conclusión: unas excelentes profesionales dedicadas en cuerpo y alma al servicio de los que vivíamos en el Seminario Seráfico.

No estaba aún en el Seminario cuando ocurrió la intoxicación de 1960, pero me imagino a las Marías dando lo mejor de sí mismas, sin descanso  y multiplicándose en mil y una tareas.

Recuerdo que, en la onomástica de una de ellas íbamos a su casa, que estaba en el barrio cercano al Seminario, y la felicitábamos y cantábamos alguna canción. Todo ello como demostración del gran cariño que les teníamos y expresión de lo que representaban: nuestras madres sustitutas.

Tengamos en cuenta que la labor que realizaban era para una población aproximada de ¡¡¡cien personas!!!. Y todo ello sin lavadoras eléctricas ni otros utensilios modernos, sino en pilas de lavar de siempre, sólo con sus manos y mucho jabón con sosa y mucha plancha de las antiguas.  Incansables, hiciera frío o calor, pero sobre todo con un gran amor y deseo de prestar un servicio, no muy grato, pero ejerciendo su labor en el Seminario Seráfico. ¿Es de auténtico mérito, o no? Por eso, y por muchas actitudes más que tenían con nosotros pero que resultaban intangibles, les estaremos eternamente agradecidas.

Nuestro reconocimiento de admiración y cariño a todos sus familiares. LOLA, MARÍA , VALVANERA, …  ¡SIEMPRE OS TENDREMOS EN NUESTRO CORAZÓN!

José Manuel Chacón Mora.

Esta entrada fue publicada en Anecdotario. Guarda el enlace permanente.

3 Respuestas a En memoria de “nuestras Marías”.

  1. Antonio galvan dijo:

    Releyendo el tierno relato que hizo nuestro amigo Chacon en su día, y en referencia a los medios de que disponían las “Marías” para lavarnos la ropa, he de puntualizar que yo ayudé a instalar en la lavandería una lavadora marca Hoover donada por lo s americanos, con la había muchos problemas, pues su motor estaba preparado para trabajar en corriente alterna de 115 volt. y 60 ciclos/segundo y la que teníamos entonces era de 125 volt. y 50 c/s. Aun así fue una gran ayuda para ellas.

  2. José Fernández dijo:

    Alfonso y José Manuel: No puedo por menos que felicitaros por vuestros artículos y opiniones con respecto a las señoras, casi nuestras segundas madres, que en la época del Seminario atendían a la ropa que usábamos habitualmente. Aunque ha transcurrido mucho tiempo, todavía recuerdo aquel gran trabajo desarrollado por ellas. Algunas veces me quedé asombrado viendo en la terraza que daba al patio de las columnas, las grandes canastas, inmensas, donde se transportaba dicha ropa. También mi más sincero agradecimiento para las Marías por aquella magnífica labor que nos prestaron. José Fernández (Otura).

  3. Ildefonso dijo:

    Precioso y completísimo relato el que nos hace nuestro querido compañero Chacón. Y digo completo porque nos ha facilitado datos que algunos desconocíamos posiblemente porque en mi tiempo (55-60) teníamos menos contacto con Las Marías. No sabía yo que, años después, los profes sugirieron y permitieron que los seráficos se acercasen a casa de alguna “María” para felicitarla con canciones. Todo un detalle.
    Desde luego, a pesar del mayor o menor contacto, lo cierto es que todos los que pasamos por Antequera conservamos un grato recuerdo de nuestras “Marias”, cuyas cualidades humanas personales y su labor sacrificada a nuestro servicio NUNCA podremos olvidar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *