Homenaje a nuestros profesores

Esta entrada fue publicada en Videos. Guarda el enlace permanente.

8 Respuestas a Homenaje a nuestros profesores

  1. Mellizas (J0se Acedo de las Mellizas dijo:

    Queridos compañeros: Me emociona vuestros comentarios. A muchos no os recuerdo. Ando regular de memoria: espero y deseo que no se trate del terrible Alzheimer. Para los que os gustaba participar en la redacción de los períodicos murales, os diré que para mí fueron entrañables el Sputnik de Antequera y el Horizontes de Sanlúcar. También recuerdo con verdadero cariño las Veladas musicales y literarias, el teatro, en el que tanto me gustaba participar…
    A ver si alguien me puede decir algo de un compañero llamado Miguel de Escalona,
    mi referida mala memoria no me deja recordar si era de Dos Torres o de Cogollos Vega.
    Un abrazo muy grande para todos.
    Pepe Mellizas

  2. Soy antiguo alumno del Seminario Seráfico de Antequera, donde estuve de 1948 a 1953 con el nombre Hermano Lorenzo de Ciudad Real. Fuí muy aventajado en música y yo ayudaba al Padre Patricio de Villaviciosa tocando el órgano en las misas y especialmente tocando los villancicos en Navidad, mientras él dirigía el coro nuestro. Vivo en Berlin desde 1981 y la semana pasada (Julio de 2012) pasé unos dias en Málaga y decidí pasarme por Antequera a visitar nuestro querido Seminario. Me es imposible describir la inmensa emoción que sentí al volver a aquel lugar santo después de tanto tiempo. El Padre Guardian Fr. J. Jesús Linares Fernandez me llevó a nuestra iglesia y os podeis imaginar la emoción que sentí cuando me llevó al viejo y querido armonio que yo tocaba entonces. El armonio no estaba en el coro, como en mis tiempos, sino abajo en la iglesia. Toqué algunos acordes y…maravilla!!! Sonaba como entonces!!! El instrumento se mantiene intacto. Lloré lleno de emoción, pues delante estaba la imagen de la Divina Pastora, para quien en aquel entonces yo habia compuesto un Himno. Visité todo el Convento y me tuve que contentar con ver las ventanas de nuestras aulas y del salón de estudios, que se pueden ver desde la biblioteca. Tampoco pude ver el Salón de Actos, donde habian dos pianos (uno era pianola, que tocaba sola), donde estudiábamos la música y donde tantos ratos inolvidables pasamos, sobre todo el 28 de Diciembre cuando elegíamos el “nuevo obispo y el nuevo padre guardian”. Dejé el Convento con una sensación maravillosa de haber tenido contacto con una época de mi vida, que recuerdo como un oasis, y que tuve la inmensa suerte de vivir.

    Quisiera pediros que alguien me indique cómo podria tener contacto directo con algun miembro de la Asociación. Sé que teneis el Encuentro VI el 15 de Septiembre en Antequera. Me gustaría mucho poder ir y encontrarme con vosotros. Os agradecería me facilitaseis alguna informacion,sobre todo sobre alguien con quien me pueda comunicar. Un abrazo de vuestro hermano, Lorenzo Martinez Palomo

    • Ildefonso dijo:

      Querido amigo Lorenzo: Paz y Bien.
      No coincidí contigo en mis años de Antequera( del 55 al 60), pero tu nombre se lo oí bastantes veces a los de los cursos anteriores al mío: Antonio de Galaroza, Juan de Guájar, Antonio de Guájar, José de Villaviciosa, José de Isla Cristina, Antonio de Madrid y alguno te nombraban con alguna frecuencia. También oí hablar de tí al P. Faustino y al P.Patricio de Villaviciosa. Todos reconocían en tí unas cualidades musicales increíbles.
      Y , asómbrate, porque yo estoy comenzando a temblar. ¡Me parece que te conozco personalmente! Me explico.
      Yo soy Ildefonso de Córdoba. Ingresé en Antequera en el 55, año en que nombraron Director al P. Faustino que fué el primer superior que nos permitió ir de vacaciones de verano a nuestras casas. Pues bien, creo que era el verano de 1956 cuando te pude conocer, pues yo (como todos los seráficos cordobeses) asistíamos a diario al Convento de Capuchinos de Córdoba casi como obligación. Allí ayudábamos todas las misas, comulgábamos, desayunábamos, cogíamos fruta de la huerta y nos bañábamos en la alberca. En definitiva, lo pasábamos bien. Por la tarde, más de lo mismo. Ibamos al Rosarioy Manifiesto, la Misa, etc. Yo me desplazaba desde mi barrio hasta Capuchinos en bicicleta, que subía a pulso por la escalinata de entrada.
      El P. Guardián de Córdoba era por entonces el P. Romualdo de Galdácano, gran músico támbién, y creo que él había autorizado a un Ex-seráfico para que practicara en un piano que había en una habitación situada en la parte vieja del convento que daba a la huerta. Yo ví a aquel joven bien parecido varias tardes ´practicar sus ejercicios acompañado de una chica joven que aprendía a vocalizar. Yo tenía entonces 13 años en ese verano y quiero recordar que el P. Romualdo, el P. Ramón, o el P. Jenaro de Villaviciosa, alguno de ellos me dijo tu nombre: Lorenzo de Ciudad Real. ¿Eras tú o me equivoco?
      Días después dejaste de ir, no te ví practicar más no sé bien por qué motivo, pero no te he olvidado.
      Quiero agradecerte tu comentario, tan expresivo y tan nostálgico, y decirte que podemos contactar a partir de este momento. Yo soy de Córdoba, pero llevo 30 años viviendo en Lucena, a media hora en coche de Antequera, adonde voy confrecuencia pues tengo un hijo que allí vive y trabaja. Precisamente casi todos los meses visito el Colegio y conozco a Juan Jesús Linares y al resto de la Comunidad.
      Me brindo para ponerte en contacto con el compañero presidente de la Asociación y para darte los teléfonos, correos y direcciones de los que fueron compañeros tuyos algunos años y que son miembros de la misma. Que yo sepa Antonio de Guájar, Juan de Guájar y José de Villaviciosa te tienen que recordar con seguridad. Dame un correo y me pongo en contacto contigo de inmediato. Creo que no me equivoco, que eras tú aquel joven y que debiste vivir en córdoba y estudiar en el Conservatorio algunos años.
      Áunque no coincidí contigo en Antequera, estoy contentísimo de haberte podido localizar a través de tu comentario. Un abrazo

      PD. Te advierto que entrando en http://www.alumnosseraficos.com puedes acceder a nuestro blog. Tenemos un acceso restringido que puedes superar escribiendo como clave: Antequera.

      • Querido amigo Ildefonso, para ti también Paz y Bien.
        Perdona mi retraso en contestarte. Acabo de regresar a Berlín, donde vivo desde hace 31 años, después de un largo viaje. He leido con emoción tu cariñoso escrito, que me ha producido una inmensa alegría. No coincidimos en Antequera por muy poco. Yo salí el 53. Me ha llamado la atención tu prodigiosa memoria y me has recordado cosas de mi vida en Córdoba, tras dejar nuestro querido Colegio Seráfico, que yo mismo había olvidado. Efectivamente, me has ayudado a recordar que aquel ex-seráfico que practicaba el piano en la parte vieja del Convento de Capuchinos era yo. Mi familia y yo vivíamos en Córdoba desde mi infancia. Mi familia es de Pozoblanco. Me siento y soy cordobés en cuerpo y alma. Yo también, como tú, después de salir de Antequera, me refugié enseguida en Capuchinos. Conocí al P. Romualdo de Galdácano y él y yo fundamos un gran coro que lo llamamos “Coral Pastor Angelicus”. Se decía que era el mejor coro de Córdoba. Quizas tuviste alguna vez la ocasión de escucharnos en alguna misa. Una cosa de la que estaré eternamente agredecido al P. Patricio de Villaviciosa es por haberme iniciado en la música. Cuesta creer que con 11 o 12 años ya empecé a componer pequeñas obritas y a esa edad también ayudaba el P. Patricio tocando el armonio mientras él dirigía nuestra coro, sobre todo en los inolvidables días de Navidad con los villancicos. Incluso llegué a componer un himno a la Divina Pastora. Como tú muy bien relatas, ingresé en el Conservatorio. Más tarde seguí mis estudios en Barcelona y en Nueva York para dedicarme a la música por completo. La semilla que el P. Patricio había sembrado en mí daría sus frutos. Fui director de la Orquesta Sinfónica de Valencia y también he sido director de orquesta y pianista de la Ópera de Berlín y me convertí en un compositor profesional. Mi música ha sido y es interpretada por gran número de las mejores orquestas no solo de España sino del mundo. Hace dos años el Rey Juan Carlos me condecoró con la Encomienda de Número de la Orden de Isabel la Católica, por llevar con mi música el nombre de España por el mundo. Mi nombre artístico es Lorenzo Palomo. Si te apetece puedes visitar mi página web http://www.lorenzopalomo.com . No te quiero cansar más con mi relato. Mas has abierto las puertas para poder conectarme con mi pasado en Antequera y esto te lo agradezco profundamente. Por supuesto me encantará que nos comuniquemos. Este es mi correo electrónico: lorenzopalomo@aol.com .
        Un fuerte abrazo,
        Lorenzo

        • Ildefonso dijo:

          Amigo Lorenzo: Algo he debido hacer mal pues hace varios días respondí a tu último comentario, pero como no aparece en este blog, lo he hecho a tu correo directamente.
          Un abrazo

  3. JUAN LUIS TORRES DE ALCOLEA dijo:

    Siempre recordaré con cariño,hasta las reprimendas recibidas en nuestro colegio de Antequera,porque,con el paso del tiempo y con la experiencia adquirida por los años,hemos ido situando cada cosa en su lugar y esas personas que nos señalaron el camino a seguir,si lo comparamos con el que nosotros hemos tratado de inculcar a nuestros hijos,tenia bastante semejanza.
    En muchas ocasiones,haciendo referencia a estas vivencias,como las recuerdo con tanto cariño,no dejo de sorprenderme,que,a pesar del tiempo transcurrido las tenga tan presentes en mis recuerdos y sobre todo el trato personal,pues cuando ha salido a colación el tema de la educación y la disciplina en los colegios de órdenes religiosas,se sorprendían cuando les decía que jamás vi ponerle la mano encima a ningún compañero,ni utilizar otro tipo de castigo, que no fuera por el convencimiento de cumplir tus obligaciones o tocarte tu fibra sensible,como era irte al salon de estudios durante el recreo o dejarte los jueves sin ir al Maulí, a jugar aquellos partidazos de futbol con un balón que le llamábamos “el chileno” que mojado pesaba como el plomo.
    Todo esto,lo vivimos con un cuadro de profesores,que trataron de enseñarnos con cariño y dedicación todos sus conocimientos y no quiero olvidarme de nuestros hermanos legos,representados,como no,por Casimiro, el todoterreno, desde el botiquin,pasando por el almacen y la zapatería.
    ¡Qué alegria me da recordar a toda esta buena gente, a la que quiero y recordaré siempre como otra parte de mi familia y a los que estaré eternamente agradecido¡
    UN FUERTE ABRAZO A TODOS. Juan L. Torres de Alcolea

  4. José Manuel Chacón Mora dijo:

    Estoy totalmente de acuerdo con el comentario que hace Ildefonso de Córdoba sobre el vídeo-montaje realizado por nuestro compañero Baldo Maya en el que refleja a la perfección nuestra vida en el Seminario Seráfico de Antequera. Cuando lo visionamos en el Encuentro de Sanlúcar, todos los allí presentes le felicitamos por su acierto de que con unas cuantas imágenes y pocas palabras plasmase toda la gratitud y cariño entrañable hacia todas aquellas personas que nos formaron y ayudaron a ser hombres honrados en el desempeño de cualquier profesión.
    José Manuel Chacón Mora.
    Casas Ibáñez, 16 Noviembre 2011

  5. Ildefonso dijo:

    Estupendo este trabajo de nuestro hermano Baldo Maya. A su buena labor fotoinformática añade unos textos muy breves, pero preciosos, que ilustran de una manera clara y concisa lo que fue la vida en nuestro Colegio de Antequera, en donde vivimos como miembros de una familia formada por unos profesores magníficos entregados a formar nuestra niñez y adolescencia, en todos los aspectos que pudieron, y por unos hermanos no profesores completamente dedicados a nuestro servicio.
    .
    Los nuevos tiempos y los designios inevitables de la vida nos llevaron por distintos caminos, pero en todos nosotros ha quedado, imborrable, el recuerdo de aquellos años en nuestro Colegio Seráfico, en donde nos enseñaron “las letras y las ciencias” necesarias para orientarnos siempre por el sendero del Bien.

    Ildefonso de C

    Lucena, 13 Noviembre 2011

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *