Excursión al Chorro

Excursión al Chorro

Esta entrada fue publicada en Noticias. Guarda el enlace permanente.

13 Respuestas a Excursión al Chorro

  1. Ángel González Antúnez dijo:

    Mi querido hermano Ildefonso: amor y Paz.
    Tengo el deber de informarte que nuestro hermano Hermenegildo se enterró
    en el apartado de nichos, que los Capuchinos tenían en el cementerio de Ante-
    quera.
    Los motivos tan solo lo podíamos tener los cuatro mosqueteros y eran muy
    tristes para el difunto “Merige”. El recordarlo me es muy enrevesado, ni siquie-
    ra para ello.
    Abrazos de vuestro hermano, Angelín.

  2. José Manuel Chacón Mora dijo:

    Me he alegrado mucho al leer el comentario de nuestro querido amigo y compañero Gabriel Durán de Antequera por las aportaciones que hace y porque se ha animado a entrar en el blog y compartir sus experiencias con todos nosotros. A ver si cunde el ejemplo, ya que echo en falta los comentarios de muchos compañeros.
    Nuestro compañero Gabriel fue el porterazo del equipo de balonmano del Seminario que compitió con otros equipos de otras congregaciones religiosas de Antequera, ( Escolapios, Salesianos, La Salle, Instituto de Antequera,etc ). Quedaron campeones y luego fueron a Málaga a un Campeonato Provincial representando a Antequera. El Padre Juventino, ( representando a nuestro querido Seminario ), y el resto de responsables de los equipos participantes en el Campeonato Local de Antequera , fueron los precursores y los que sentaron las bases para que desde entonces se haya afianzado el deporte del balonmano en Antequera. Cierto es que este año el CB. Antequera lleva una andadura algo incierta en la Liga Asobal. Esperemos que se recupere y se quede en la División de Honor. José Manuel Chacón Mora de Níjar.

  3. La excursion al chorro del día de la intoxicación fue el dia 9 de junio del 1960. Creo que era jueves. Lo pasamos muy bien hasta el final. A la vuelta algunos ya se encontraban mal. Al día siguiente todo fue sorpresa pues no sonaron ni las palmas del Director o de Fray Casimiro para levantarnos. Y esa noche fue una noche de trasiego de la cama a los servicios. Los que pudimos nos fuimos levantando y como siempre tuvimos la Misa. Pero durante ese dia 10, poco a poco, todos fuimos cayendo. El médico al principio le dio poca importancia pero las cosas empeoraron. El dormitorio se convirtió en una gran sala de hospital. La noticia cundió, primero a la ciudad de Antequera y después a la prensa. Vinieron las monjas: Siervas de Maria, las de la Victoria y las de la Inmaculada, las Hijas de la Caridad y personal del hospital, pues lo normal es que nos hubieran hospitalizado, pero tantos niños, más los profesores, no había sitio en el hospital de Antequera. La muerte de Hermanegildo y como la de José del Valle, nosotros casi ni nos dimos cuenta. La fiebre en el termómetro señalaba cerca de los 39º o 40º. Hermenegildo dormia enfrente de mí y ni me dí cuenta. Sentía el murmullo pero nada más. Es verdad que en el dormitorio de las mayores, en la parte de arriba, nuestras camas estaban separadas por unas cortinas y eso impedía ver.
    Fueron días muy difíciles y quedamos muy débiles, de tal manera, que recuerdo, que el pimer día que algunos nos pudimos levantar, bajando las escaleras para el patio, nos tuvimos que sentar.
    Mi hermano, al enterarse por la prensa vino a verme y me comunicó que la puerta estaba custodiada por la policia y que para poder entrar tuvo que identificarse, debido a la cantidad de gente que se acercaba para ver o saber lo que había sucedido.
    No sé si os acordáis, que las monjas fueron las que nos hicieron la primera comida cuando pudimos bajar al comedor, y con psicológica osadía nos pusieron una tortilla de patatas.
    Juan Luis, Ildefonso…, fue nuestro último curso en el seminario. Después de pasar de tres en tres haciendo un paripé de exámenes, nos marchamos unos días de vacaciones con la recomendacíon de avisar si sentíamos algún síntoma.
    Después de esos días estabamos citados, creo que el día 8 de Julio, en Sevilla, para incorporarnos al Noviciado en Sanlúcar de Barrameda. Nos incorporamos todos: Manuel de Nerja, Juan de madrid, José del Viso, Eloy de Luque (P.Carlos), Diego de Sanlúcar, Ildefonso de Córdoba, Juan Luis de Alcolea y Diego de Guájar. No se incorporó José de la Granjuela. Tomamos el hábito el 21 de Julio del 1960, e hizo el Noviciado con nosotros Fray Hilario de Villaralto, que murió el 8 de Febrero del 1971 debido a un cáncer de huesos.

    • Ildefonso dijo:

      Estoy alucinando con la buena memoria de Diego de Guájar, mi compañero de curso. Da fechas exactas, pelos y señales. Posiblemente él estuvo menos débil que yo y resistió mejor aquel trance. Ahora me entero de que la puerta del Colegio estuvo custodiada por la Policía y que fueron tantas mojas a ayudar. Yo creí que fueron sólo dos, al menos que las tenían acceso directo a los dormitorios de mayores. Tampoco recordaba yo que el menú monjil fuera de nuevo tortilla de patatas.
      Observo que este foro está sirviendo para revivir aquellos momentos y enterarnos de detalles que se nos pasaron o que ya teníamos olvidados.
      Por cierto comunico a Diego que hace unos años logré conectar por telefono con Leonardo de La Granjuela, que vive en Barcelona, y me dijo que si hermano José, alias “El Cepillo”, murió hace años quizás por la parte de Sevilla.
      Ambos eran de nuestro curso.
      Un abrazo

  4. José Manuel Chacón Mora dijo:

    Da pena contemplar el estado actual de los ” Caminitos del Rey ” en el pantano de ” El Chorro de los Gaitanes “. Están cerrados al público porque creo que ha habido varios accidentes mortales. Viendo el vídeo es un verdadero peligro y una auténtica osadía caminar por ellos en el estado de deterioro en que se encuentran. No sé qué es lo que ha podido ocurrir para que no hayan reparado el camino y lo hayan dejado en el más terrible de los abandonos. Para mí sería imposible caminar por ellos por el vértigo que padezco, (aunque estuviesen operativos ). Ahora me agrada recordar que caminé por ellos dos o tres veces en las excursiones que fuimos al Chorro y que ha quedado plasmado en las fotografías que acompañan al reportaje.
    Otro compañero del que me olvidé incluirlo en uno de mis comentarios anteriores es José Antonio Fernández López de Dos Torres, sobrino de Fray Casimiro, y al que conocíamos con el apodo cariñoso de ” el Megalítico “.
    Una de las fotos que acompañan al reportaje en las que estamos dentro de un camión, creo recordar que en esa excursión íbamos a Benamejí. Estando yo en el Seminario, si mal no recuerdo, fuimos a Benamejí dos o tres veces. Recuerdo que nos dejaban ir al pueblo de Benamejí, (antes de comer y debíamos regresar para antes de la comida ), e íbamos andando y había una cuesta enorme para subir al pueblo. Una vez allí nos juntábamos con los crí0s del pueblo y echábamos un partido de fútbol y después nos bajábamos de nuevo con todos los demás. A ver si los que tengan fotos de estas excursiones las envían para acompañar a los comentarios. Creo que hay varias fotos ya publicadas de estas excursiones,
    También os rogaría que publicáseis fotos y enviaseis comentarios de nuestra estancia en los campamentos ” José Rosso ” de Cortes de la Frontera y del ” Rogelio Vigil de Quiñones ” de Marbella. ¿ No recordáis cuando nos visitaron en el ” Vigil de Quiñones ” los niños de la ” Operación Plus Ultra ” ? ¿ Os acordáis que dicho campamento los compartimos con otra Congregación religiosa,( creo que Carmelitas ) y que hicimos una excursión a un monte llamado ” Juanar ” o algo así. También recuerdo que nos bajábamos a bañarnos a la playa cerca del ” Hotel Don Pepe “. Espero que os animéis a comentar vuestras vivencias y recuerdos. Un abrazo. José Manuel Chacón Mora de Níjar,

  5. Gabriel Durán García dijo:

    Estimados amigos:
    Al fin estoy ya ubicado definitivamente en mi casa, en cuanto a internet se refiere. He traspasado toda la informática que tenía en la empresa y la he aplicado en mi ordenador de casa, así que ya todos los días podré dedicar un buen rato a hablar con mis queridísimos compañeros y amigos.
    De momento y al ser el primer dia que utilizo el blog quiero saludar desde aquí a todos los compañeros, y aprovecho la ocasión para facilitarles mi correo electrónico de mi domicilio particular, ya que como prejubilado sólo trabajo un dia a la semana y el correo electrónico de mi empresa apenas lo voy a utilizar. Así pues, este es mi correo particular de casa: gaduga51@hotmail.com
    Bueno amigos, cambiando de tema y en otro orden de cosas, quiero agregarme a los comentarios que haceis con respecto a la excursión al pantano de “El chorro”, de aquel fatídico año. Mi incorporación al blog es para asentar y si acaso reforzar los comentarios que haceis con respecto a la ayuda que se recibió por parte de personas y bienhechores a raiz de la intoxicación.
    Efectivamente hablais de la ayuda que se recibió por parte de “Pepín Franquelo”,un buen practicante-enfermero y mejor persona. Su buena familia regentaba una farmacia en Antequera y que aún persiste con mucha solvencia. Se sigue llamando “Farmacia Franquelo”. También se ofrecieron muchos voluntarios para ayudar, entre ellos varios médicos como Don Juan Herrera, Don Bonifacio Sola y algún que otro benefactor-protector del Seminario como Doña Julita Muñoz, Doña Enriqueta Cuadra, etc. etc.
    Aprovecho la ocasión para saludar a los excompañeros y amigos que han inaugurado esta página del blog, al amigo de Ildefonso de Córdoba, Juan Luis Torres de Alcolea, José Manue Chacón, etc.etc. Decidles que los comentarios sobre aquel fatídico día de la excursión al pantano de El Chorro, son bastante ilustrativos y muy bien narrados. Son todos coincidentes con otros muchos comentarios que a posteriori se se han oido provinentes de nuestros profesores y demás compañeros.
    Tengo la curiosidad por saber si por aquel entonces estaba en el colegio “Francisco Ramos” escultor-pintor y muy entrañable amigo de todos. Si también se encontraba el negrito “Enrique” no recuerdo si era de Santo Domingo, que era el técnico del cine junto con Fray Casimiro, cuando veíamos las películas en el salón de actos.
    Y hablando de excursiones al pantano del “El Chorro”, con posterioridad se hicieron algunas más. Recuerdo vagamente y tengo algunas fotos que próximamente colgaré en este blog, en las que aparece el Padre Fabián, el Padre Demetrio, el Padre Juventino, el Padre Miguel Angel, Fray Casimiro y otros más. Incluso creo recordar (y sería un éxito si alguno más lo refrenda) que el Padre Juventino recorría los balconcillos de “El Chorro” montado en una bicicleta que llevaba. Tambien creo recordar que nos acompañaba su hermano, el Padre Carlos. Ibamos todos agarrados sobre un pasamano o trozo de hierro a todo lo largo del recorrido.
    Recuerdo que el Padre Miguel Angel llevaba una cámara de rueda grande de camión y a esa goma nos agarrábamos cuando estábamos cansados cruzando a nado el pantano.
    Hace un año aproximadamente que se aprobó la reconstrucción del denominado Caminito del Rey, pues como se ve en el vídeo del blog está en muy malas condiciones y con mucho riesgo incluso para los más atrevidos.
    Bueno amigos estaba deseando tener todas las comodidades técnicas en mi casa, así que ya no habrá excusas para echaros en el olvido. Estoy en contacto con Juan Antonio Perea, que es un buen internauta, y cualquier duda o problemilla que se me presente se lo comento y sobre la marcha lo solucionamos.
    Aprovecho la ocasión para saludar a todos los amigos que participan en estos artículos sobre “El Chorro”, Ildefonso, Juan Luis Torres y Jose Manuel Chacón y decirles que todos los días abriré este blog y tendremos la posibilidad de hablarnos y saludarnos.
    Particularmente quiero comentarle a mi gran amigo y mejor persona Jose Manuel Chacón, y por extensión a su gran esposa Julia, que a partir de ahora dispongo de todo el tiempo del mundo para dedicarlo a los amigos y compañeros, que ya no tengo excusas que valgan y procuraré contactar casi todos los dias con unos y otros para que nunca se pierda el cariño y la amistad.
    Recibid todos un cariñoso saludo y fuerte abrazo de Gabriel, el calamitoso portero de balonmano. ¡Ah por cierto, dentro de un ratito empieza el partido de la liga Asobal entre Antequera y Balonmano León¡ Quiero verlo y animar al equipo porque este año va fatal.
    Lo dicho amigos, que goceis todos de muy buena salud y el Señor nos bendiga a todos. Recuerdos del compañero Juan Antonio Perea,

  6. José Manuel Chacón Mora dijo:

    La verdad es que leyendo y oyendo de viva voz los comentarios sobre la intoxicación se nos ponen los pelos de punta y nos imaginamos los momentos tan duros y dufíciles por los que pasasteis. Ildefonso ya me había contado de palabra en una de tantas conversaciones telefónicas que mantengo con él de forma habitual, el relato de la intoxicación y de cómo él y otros cuantos que se encontraban más enteros, colaboraron y ayudaron a todo el mundo a sobrellevar esos momentos tan penosos. No me quiero ni imaginar el maltrago por el que pasasteis los mayores al enteraros de la muerte de los dos compañeros. Nosotros a través de la noticia en el periódico ” Ideal ” de Granada nos enteramos del suceso y nos impactó mucho debido a mi próximo ingreso en el Seminario. Ya en el Seminario recuerdo que todos los años en el Día de lDifuntos íbamos al Cementerio de Antequera y rezábamos y cantábamos un responso ante la lápida de uno de ellos.
    Del Sr. Franquelo me acuerdo perfectamente y la última vez que le vi fue en Atarfe ( Granada ), hace veinte años o así. En Atarfe vivieron mis padres cuando mi padre se retiró de la Guardia Civil y allí recibieron sepultura. Este Sr. Franquelo recuerdo que siempre estaba por el Seminario siendo un gran benefactor y bienhechor del mismo. En Navidad siempre hacía de ilusionista en las veladas nocturnas que celebrábamos. También recuerdo verlo por el Campamento ” José Rosso ” en Cortes de la Frontera y en el ” Rogelio Vigil de Quiñones ” en Marbella.
    En mi comentario anterior, he tenido un pequeño lapsus de memoria que quiero subsanar inmediatamente. En la foto que he comentado que estoy con mis compañeros en el puente del ” Caminito del Rey “, me he olvidado de poner a nuestro excelente y magnífico compañero Francisco Corpas Abril de Cogollos Vega. Perdóname Paco por este error. Subsanado queda.
    Según comenta Ildefonso es seguro que coincidí con Manolo Poyato en el Seminario porque me suena un montón su cara en la foto que tiene de entonces. Buscad en una foto en la que estamos los de mi curso con el Padre Patricio de Villaviciosa y, el primero de la izquierda agachado en el suelo, ése soy yo. Estábamos en primer curso de bachillerato.
    Me encanta conversar con todos los compañeros y muy especialmente con aquéllos de cursos mayores al mío porque me aportan datos y vivencias del Seminario que desconozco, ( Ildefonso, Juan Luís, Felipe, José Antonio Dobladez, Miguel Tomás, Antonio Galván, Rafael Castellano, Antonio Montesinos,etc. ) porque así enriquecen las mias propias. Un fuerte abrazo a todos. José Manuel Chacón Mora de Níjar.

  7. JUAN LUIS TORRES DE ALCOLEA dijo:

    Recuerdo,como si fuera ayer,pero con menos detalles que nuestro buen amigo Ildefonso,el memorión de elefante, los dias tan amargos que pasamos,asi como aquel dia de la excursion,del que aún conservo varias fotos,una de ellas en la plataforma de la presa del pantano y otras durante la comida de la fatídica tortilla,entre otras cosas, que, al hacerla la tarde noche anterior y dejarla enfriar en las cacerolas de aluminio,fermentaron y las que estaban mas próximas al metal,fueron las que más daño nos hicieron;tambien recuerdo,como anécdota, relativamente graciosa, el rastro que dejábamos desde el dormitorio hasta los servicios, durante aquella noche interminable y los dias siguientes, cómo se volcó todo el pueblo de Antequera con nosotros y como comenta Ildefonso,recuerdo que traian, sobre todo grandes cajas con sábanas y ropa de cama de los hospitales y cantidad de personas ajenas a nuestro seminario,dispuestas a prestar toda la ayuda posible.
    Fué,desde luego,muy doloroso,cuando nos enteramos del fallecimiento de nuestros dos compañeros;creo recordar,que solo nos lo dijeron a los mayores y se me viene a la memoria nuestro entrañable Casimiro,al que yo,que sería que comí de la parte menos dañina,me encontraba más entero y viendo que él tenia la cara blanca,le dije,ya casi al amanecer, que se fuera a su celda, que la tenía al final del dormitorio,así como a otros compañeros que había que ayudarles a acostarlos,porque no podían tirar del pellejo,como decimos en nuestra tierra;al final también a mi me rindió el agotamiento y la debilidad,que también me llevó a la cama.
    Fueron unos dias verdaderamente tristes,con la particularidad,que no se salvó de la quema,ni el gato,unos con más gravedad que otros,evidentemente y solo me queda, como un gratísimo recuerdo,la forma de volcarse con tanta solidaridad,el pueblo de Antequera,desde todos los estamentos,a los que,todavia,después de cincuenta y dos años les estaremos agradecidos eternamente.

    • Ildefonso dijo:

      Juan Luis. Tú, que estuvistes algo mas fuerte, recuerdas algunas cosas que yo no llegué a darme cuenta porque estaba fatal. Y es eso de que el pueblo de Antequera se volcó. Seguro que tienes razón, lo que pasa es que como las mujeres no podían entrar en los conventos, sólo se permitió a dos o tres monjas que tuvieran acceso a los dormitorios para hacer de auxiliares de enfermería. Efectivamente, la muerte de los dos compañeros no se comunicó más que de una manera confidencial a los mayores.

  8. Ildefonso dijo:

    José Manuel: Manolo P0yato es el que aparece en solitario en la primera foto del montaje. Llevaba gafas y era de pelo rubio cuando niño. Ahora estará algo despoblado por arriba, como casi todos nosotros.
    Tú tuviste que coincidir con él al menos dos ó tres de años. Sé que ha sufrido un par de operaciones delicadas. Vive en Madrid y Felipe de El Viso le visita con frecuencia.

  9. Ildefonso dijo:

    Buena idea estupendamente relatada por nuestro compañero Manolo Poyato, y magnífico el trabajo hecho por Baldo Maya. Yo recojo el guante y me presto a hacer un comentario a ver si todos nos animamos.
    En primer lugar diré que llevo 4 años deseando ver a nuestro compañero de Zuheros en alguno de nuestros Encuentros y sé que, por motivos de salud, hasta ahora no ha podido acudir, pero que somos muchos los que le recordamos con cariño fraternal pues
    siempre fue gran compañero y magnífica persona. En algunas ocasiones le he llamado por teléfono y desde aquí le deseo pronta recuperación.
    En cuanto al inolvidable asueto de El Chorro, puedo comentar que aquel fatídico día yo comí ración y media de tortilla, ya que sobró algo y Fray Casimiro invitó “de segunda”, a lo que yo me apunté con algún otro. Por cierto, que la noté algo rara, pero no le puse pegas. Horas después por la tarde y una vez en el Colegio comenzamos a caer como fardos y en contínuo tránsito de la cama al vater. La intoxicación fue además tan intensa que nos provocó fuerte fiebre a la mayoría. Yo en algunos momentos deliré y me encaré con Casimiro que no se explicaba lo que podía estar ocurriendo.
    Nos prestaban ayuda de enfermería Casimiro, algún Padre y los pocos compañeros que resistieron en pie (quizás unos de ellos eran Pepe Madrid y Altuzarra, no estoy seguro). Un día después acudieron el practicante Franquelo y dos monjas de no sé qué convento. Los tres nos prestaron una ayuda valiosísima.
    Mi paisano Hermenegildo dormía en una cama frente a la mía en el dormitorio alto de los mayores y estuve oyendo sus lamentos sin darme cuenta de que él estaba agonizando, cosa que sí debió conocer una monja que le asistía y que le invitaba a rezar para superar el trance.
    Dos días después, algunos de los mayores supimos por confidencia del practicante Franquelo que Pepe del Valle “se había ido”. Esa fue la frase que nos dijo. Poco después se llevaron a Hermenegildo y os puedo asegurar que, al día de hoy, no recuerdo cómo se efectuó su traslado. Es decir, si su padre vino a por él o si se lo llevaron en alguna ambulancia. No lo sé. Supe que el P. Juventino se tuvo que ir unos días a El Valle para consolar a la familia de Pepe, que estaban destrozados.
    Con estas dos trágicas muertes, el curso que sólo estaba pendiente de los exámenes
    se dió por terminado, hicimos unos exámenes colectivos super-rápidos y salimos para nuestras casas para tratar de reponernos de algo que no hemos olvidado.
    En aquellos tiempos no se aireaban las noticias de estos sucesos. Puede ser que Radio antequera dijera algo, pero lo único que sé es que en los pueblos próximos a Antequera (El Valle, El Chorro, Las Mellizas) sí se conoció. Y como dato curioso comento que el padre de Pepe Acedo fue a visitar a su hijo enfermo y lo confundió conmigo mismo. Los dos debíamos tener por entonces la misma mala cara.
    Un abrazo. Paz y Bien para todos. Y, por favor, que alguno me diga (animaros los Alfonsos de El Viso), cómo acabó lo de Hermenegildo (q.e.p.d.)

    • José Manuel Chacón Mora dijo:

      Por la profesión de mi padre,residíamos entonces en Deifontes ( Granada) y ya habíamos recibido en casa la visita del Padre Bueneventura de Sevilla, el cual me hizo una especie de examen y me dio apto para ingresar en el Seminario Seráfico de Antequera. Cierto día en el periódico ” Ideal ” de Granada vino publicada la noticia de que en el Seminario Seráfico de PP. Capuchinos de Antequera se había producido una intoxicación en una excursión; yo, rápidamente les llevé a mis padres el periódico y se pusieron al corriente de todo. Mi madre ya estaba con los preparativos de la ropa que debía llevarme al Seminario. Esto sería a mediados o finales de Mayo del 1960.
      Creo recordar que recibí en casa la visita de Miguel Tomás, Paco Luzón y Julio, ( todos ellos de Cogollos Vega , población cercana a Deifontes ) . Mi padre tenía que ir a Cogollos Vega porque tenía a su cargo también esta población. Mi padre era entonces Cabo 1º de la Guardia Civil. En Cogollos conoció al padre de Miguel Tomás y éste le habló del Seminario y por ese motivo entré en él. Ingresé en el Seminario Seráfico a primeros de Septiembre de 1960. El nombre de Manuel Poyato de Zuheros me suena un montón y creo que fuimos compañeros en el Seminario. Por esa fecha, obviamente yo entré en primer curso de Bachillerato. Como anécdota recuerdo que a la asignatura de Lengua Española de primer curso le llamábamos cariñosamente ” ruso “. Espero que alguno de mis compañeros de curso lo recuerden con cariño.
      Las excursiones al Pantano del Chorro las recuerdo con mucho cariño y solían ser casi a finales de Mayo o así, un poco antes de los exámenes finales. Algunas fuimos en tren y nos bajábamos en la estación de Gobantes. Creo recordar que a los cursos pequeños no se les permitía ir al ” Caminito del Rey “; creo que los de mi curso empezamos a ir a partir de cuarto curso. En una de las fotos que habéis publicado ,( en la del puente ), estoy con mis compañeros de curso Jesús de Antequera, Juan José Valverde de El Viso, Antonio Bravo de Luque, Luís Rodríguez Vílches de Alcalá la Real, José Miguel Luque Campozo de Guájar Alto, Baldomero Maya Rincón de Santander,(el fotógrafo ), y José Manuel Chacón Mora de Níjar. Ya estábamos en 6º Curso a punto de dejar el Seminario e irnos a Sanlúcar al noviciado.
      Creo haber leído en el comentario de Ildefonso que Manolo Poyato debía recuperarse de algo; también te deseo una pronta recuperación y me alegra saber que estás deseando de reencontrarte con tus antiguos compañeros; también los demás compañeros compartimos ese deseo y nos con gratulamos de que a través de este blog volvamos a reencontrarnos y revivir los gratos recuerdos y vivencias del Seminario. Gracias a Baldo Maya y a Antonio Granados por haber montado esta página blog y ponerla a nuestra disposición para que nos mantengamos en contacto.
      Las fotos y vídeo de las excursiones al pantano de El Chorro nos hacen revivir todas aquellas experiencias y vivencias entrañables que nunca olvidaremos. José Manuel Chacón Mora de Níjar.

    • Agustin Serna Gil, Agustin de Alcolea para los compañeros dijo:

      Me he incorporado este año a los Encuentros y ya no pienso perderme ninguno.Disfrute muchisimo saludando a compañeros que no nos veiamos desde que teniamos trece o catorce años, hace la friolera de cincuenta y tantos años. me he emocionado al recordar los luctuosos sucesos del paseo al Chorro,aunque en aquellas fechas yo ya no estaba en el Colegio de Antequera,pero lo viví con mucho dulor. Me gustaria contactar con todos los compañeros que me recuerden

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *