A la memoria de Fray Miguel de Otura

Nació en Otura (Granada) el día 29 de septiembre de 1746. Fue bautizado el 10 de octubre del mismo año con el nombre de Miguel Francisco Jerónimo López Anguita.

Profesó en la Orden Capuchina el día 1 de abril de 1764 en el convento del Buen Suceso en Granada a los 17 años de edad. (Posiblemente recibió  la ordenación sacerdotal sobre el año 1771, ya que al no encontrar los archivos correspondientes me baso en los años de estudios de la época). Según algunos frailes que le conocieron “era ejemplar religioso, de carácter apacible, gran doctrinero en las misiones y en su aspecto físico era robusto y con estatura bastante elevada”.

Su vida está ligada a la del beato Fray Diego José de Cádiz, pues, según dicen las crónicas, “ la provincia lo asignó por compañero del beato Fray Diego José de Cádiz para las misiones que aquel hizo en Castilla, Galicia, Navarra, Aragón, Castilla y Valencia.  Anduvieron, nunca mejor dicho, por muchos caminos y pueblos de la península, a veces con mucho sol y otras lloviendo o nevando”. (En próximas aportaciones documentales a este Blog intentaré dar detalles de dichas misiones).

Acabadas las dos grandes expediciones misionales a lo largo y ancho de la península ibérica, el beato Diego y fray Miguel regresaron a tierras andaluzas. En 1797 Fray Miguel de Otura fue elegido guardián del convento de Sanlúcar de Barrameda. En 1800 fue elegido guardián de Sevilla. En ese tiempo se propagó por Cádiz y Sevilla la fiebre amarilla que dejó miles de muertos en Sevilla, en donde la Comunidad de Capuchinos tuvo algunas muertes y bastantes enfermos. En 1802 encargó y trajo desde Cádiz la imagen de la Divina Pastora que se conserva en la iglesia del convento capuchino hispalense.

Imagen de la Divina Pastora. Iglesia de Capuchinos. Sevilla

En 1807 figura como definidor provincial 3º. En enero de 1809 ante el temor de que los franceses se llevaran a Francia los cuadros de Murillo y a propuesta del P. Fray Luis Antonio de Sevilla se enviaron dichos cuadros a Cádiz a través del río Guadalquivir, donde podían estar más seguros. Pocos días después, en una carta escrita por el P. Fray Miguel de Otura manifestaba: “Como a la entrada de los franceses se corrió la voz de que a todos los religiosos nos iban a pasar a cuchillo, especialmente a los Capuchinos, cada cual de nosotros escapó como pudo, sin llevar consigo nada que lo pudiera delatar como religioso”.

Tras la marcha de los franceses en 1813, los Capuchinos volvieron a su convento que los franceses habían modificado y en parte destrozado. En 1816, Fray Miguel de Otura fue elegido Guardián del convento de Sevilla. En este oficio le sorprendió la muerte el día 18 de junio de 1816. A su entierro concurrieron además de la Comunidad Capuchina, treinta hermanos de la Tercera Orden con luces, la real Hermandad del Rosario de San Gil con cera y doce cirios, once prelados de Órdenes religiosas, que alternativamente llevaron el féretro a la iglesia para dar comienzo a los funerales.

 

José Fernández Morenilla (José de Otura).

 

Publicado en Florecillas | Deja un comentario

Beato Diego José de Cádiz

Nació en Cádiz (España) el 30 de marzo de 1743. De joven entró en la Orden Capuchina y, terminados los estudios, recibió la ordenación sacerdotal en 1766. El decenio siguiente lo dedicó a la predicación por toda Andalucía, y luego extendió su campo de apostolado a toda España y Portugal. Fue un predicador asombroso, incansable misionero popular, que reunía a multitudes de toda clase y condición para escucharle. Sus dotes oratorias iban acompañadas de singulares gracias del cielo, y su lenguaje era llano y directo. Combatió los peligros que traía consigo la “Ilustración”, lo que le ocasionó enemistades y persecución. Fue hombre de oración y penitente, muy devoto de la Virgen, la “Divina Pastora”. Se le consideraba apóstol de la misericordia. Escribió numerosas obras. Murió en Ronda (Málaga) el 24 de marzo de 1801. La Familia franciscana celebra su memoria el 5 de enero.

Oración: Oh Dios, que has concedido al beato Diego José la sabiduría de los santos, y le has encomendado la salvación de su pueblo; concédenos, por su intercesión, discernir lo que es bueno y justo, y anunciar a todos los hombres la riqueza insondable que es Cristo. Él, que vive y reina por los siglos de los siglos. Amén.

Publicado en Santoral Franciscano | Deja un comentario

Un capuchino cordobés en Guatemala

Fray Rafael Pozo desarrolla en el país americano una labor pastoral desde 1969 | «No voy a hacer otra cosa ya en la vida que no sea ayudar a los demás», asegura el religioso pontanés

Fray Rafael Pozo, junto a dos personas atendidas en el proyecto ‘Mis Años Dorados’. CÓRDOBA

«Se tienen menos necesidades cuanto más se sienten las ajenas», se lee en el cartel que cuelga frente al escritorio de Fray Rafael Pozo, fundador de Paz y Bien. Debajo de la cita de Doris Lessing, la imagen de una mujer muy mayor, de etnia chortí, que come lentejas de un plato de plástico. La foto fue tomada en el centro de promoción social Tuncushá, en el municipio de Quezaltepeque, perteneciente al departamento de Chiquimula, en Guatemala. Un pequeño milagro socio-sanitario en mitad de una de las zonas más pobres del mundo, el Corredor Seco; una franja de clima hostil que recorre, como una cicatriz, el oriente del país centroamericano. Allí se alternan las lluvias torrenciales con largas sequías, haciendo imposible una previsión de cosechas, con sus consecuentes hambrunas.

Fray Rafael Pozo recorrió aquellas tierras en 1969. En aquel año, su sueño por construir un mundo más justo se materializó en un viaje que cambió su vida. En Guatemala, tras ser ordenado capuchino, dio inicio a su actividad pastoral. A lomos de una mula y con un megáfono comenzó su aportación a la labor de reconstrucción social de un país necesitado, ahogado en su propia carestía. Con los pies enrojecidos por el camino, sin largas homilías, comenzó su transformación pausada. Puso en marcha actividades que supusieran la mejora anímica y cultural de los vecinos: instalaciones sociales, consultorios, arreglo de caminos, escuelas radiofónicas o escuelas de promoción del campesinado.

Fray Rafael Pozo había nacido en 1941 en el calor de un hogar sencillo y llano en la aldea de El Palomar de Puente Genil, en Córdoba. «Desde muy pequeño quise seguir la estela de San Francisco de Asís», responde a este periódico. La de la modestia y la cercanía con las personas más necesitadas. Sin boato, con palabras sencillas y un lema que le ha acompañado toda la vida: «Hechos, no palabras».

Las iniciativas de Paz y Bien en Guatemala son intergeneracionales. CÓRDOBA

De vuelta a España, Rafael Pozo impulsó la Asociación Paz y Bien y la Fundación Tutelar Tau, puntales andaluces en el apoyo a personas con discapacidad intelectual o del desarrollo, pero nunca olvidó Guatemala. Por eso en 2007 cumplió uno de sus sueños más ansiados: abrir una sede de Paz y Bien en Quezaltepeque. En la actualidad hay 47 profesionales trabajando en el Centro de Promoción Social Tuncushá. 28.064 beneficiarios del Consultorio Médico, 59.482 del Comedor Social, 17.254 del Programa de Alimentos… Números desorbitados para un proyecto con catorce años de vida.

 “Nuestra asociación no deja a nadie atrás, es un servicio integral”

Instituciones de Córdoba y su provincia han ayudado a que el proyecto social se asiente. «El Ayuntamiento de Puente Genil, con el que obviamente me unen lazos emocionales, por ser mi cuna, siempre apoyó nuestras iniciativas. El proyecto dirigido a personas mayores abandonadas, por ejemplo, Mis Años Dorados, no hubiera sido posible sin su apoyo», comenta. Las iniciativas de Paz y Bien Delegación Guatemala son intergeneracionales, desde las becas para menores al acompañamiento a gestantes pasando por la atención a mayores de las zonas rurales: «Paz y Bien Guatemala no deja a nadie atrás. Es un servicio integral. El Ayuntamiento de Montoro, otro de nuestros aliados, por medio de la Diputación de Córdoba, ha financiado desde dotaciones alimenticias para familias a atención sanitaria para mujeres víctimas de violencia de género. Intentamos llegar a todos los rincones y a todas las problemáticas del país», contesta Fray Rafael a nuestras preguntas en su oficina, donde cuelgan decenas de obsequios, placas y documentos que reconocen su labor en el país centroamericano. Preguntado por una foto con la Reina Sofía, que visitó su sede en Guatemala: «Le habían llegado comentarios de nuestra labor allí, y quiso conocernos. ‘Se puede comer en el suelo’, nos dijo, por la limpieza y pulcritud de nuestro centro. Almorzamos tamales con los profesionales y usuarios de nuestra residencia. Fue un día inolvidable», recuerda.

Medio centenar de personas colaboran en la sede de Quezaltepeque. CÓRDOBA

El Ayuntamiento de Córdoba también ha financiado muchas veces los programas de la entidad. Especial apoyo ha tenido la entidad del consistorio tras la pandemia de covid-19. El virus ha golpeado duramente Guatemala. La alta incidencia, la fragilidad económica y las escasas vacunas han paralizado el país. La cooperación internacional es indispensable para tratar de amortiguar el duro golpe que la enfermedad ha infligido social y anímicamente a Guatemala. «La reconstrucción será un trabajo de años, pero gracias a que se dispone de un equipo humano perfectamente preparado para afrontar estas situaciones desde nuestro centro, y al apoyo de la Cooperación española descentralizada, estamos dando ya respuesta a las necesidades de la población más afectada. Por ejemplo, el Ayuntamiento nos ha dotado un equipo de lavandería para higienizar el consultorio ante el Covid».

“Estoy lejos de salones dorados, mi pueblo tiene zapatos humildes y embarrados”

Fray Rafael mantiene su esperanza en las buenas obras. En el trabajo constante. En la escucha de los necesitados. «Yo, que ya estoy aquí con permiso del sepulturero, no voy a hacer otra cosa ya en la vida que no sea ayudar a los demás. Estoy lejos de los salones dorados y las grandes recepciones. Mi pueblo tiene zapatos humildes y embarrados. El Norte debe aprender a mirar el Sur. Somos unos privilegiados. No sabemos cuánto dolor, cuánta sinrazón, cuánta injusticia, se cuece en esos países. Si he podido mejorar en algo la vida de otro más necesitado que yo, doy mi vida por aprovechada», nos dice. Hojeando unos papeles en los que se ve, esbozado en bolígrafo, un mapa de Guatemala.

Rocío Maestre

Publicado en “Diario Córdoba” | 04·01·22 |

Publicado en Noticias | 1 comentario

Natividad del Señor

«A Cristo, que por nosotros ha nacido, venid, adorémosle». El Evangelio según san Lucas nos cuenta así lo sucedido: «En aquellos días salió un decreto del emperador Augusto, ordenando hacer un censo del mundo entero, y todos iban a inscribirse, cada cual a su ciudad. También José, que era de la casa y familia de David, subió desde la ciudad de Nazaret en Galilea a la ciudad de David, que se llama Belén, para inscribirse con su esposa María, que estaba encinta. Y mientras estaban allí le llegó el tiempo del parto y dio a luz a su hijo primogénito, lo envolvió en pañales y lo acostó en un pesebre, porque no tenían sitio en la posada. En aquella región había unos pastores que pasaban la noche al aire libre, velando por turno su rebaño. Y un ángel del Señor se les presentó y les dijo: “No temáis, os traigo la buena noticia, la gran alegría para todo el pueblo: hoy, en la ciudad de David, os ha nacido un Salvador: el Mesías, el Señor. Y aquí tenéis la señal: encontraréis un niño envuelto en pañales y acostado en un pesebre”. De pronto apareció una legión del ejército celestial que alababa a Dios diciendo: “Gloria a Dios en el cielo, y en la tierra paz a los hombres que Dios ama“. Cuando los ángeles los dejaron, los pastores fueron corriendo a Belén y encontraron a María y a José y al niño acostado en el pesebre. Al verlo, les contaron lo que les habían dicho de aquel niño. Todos los que lo oían se admiraban de lo que decían los pastores. Y María conservaba todas estas cosas, meditándolas en su corazón».

Oración: A los que celebramos con alegría cristiana el nacimiento de tu Hijo, concédenos, Señor, penetrar con fe profunda en este misterio y amarlo cada vez con amor más entrañable. Te lo pedimos, Padre, por Jesucristo, nuestro Señor. Amén.

Publicado en Noticias | Deja un comentario

¡Feliz Navidad y Próspero año 2022!


MI BURRITO SABANERO

Con mi burrito sabanero voy camino de Belén.

Con mi burrito sabanero voy camino de Belén.

Si me ven, si me ven, voy camino de Belén.

Si me ven, si me ven, voy camino de Belén.

Con mi cuatrico voy cantando y mi burrito va trotando.

Con mi cuatrico voy cantando y mi burrito va trotando.

Con mi burrito sabanero voy camino de Belén.

Si me ven, si me ven, voy camino de Belén.

El lucerito mañanero ilumina mi sendero.

El lucerito mañanero, ilumina mi sendero.

Si me ven, si me ven, voy camino de Belén.

Si me ven, si me ven, voy camino de Belén.

Tuqui, tuqui, tuqui, tuqui. Tuqui, tuqui, tuqui, tuquitá,

apúrate mi burrito, que ya vamos a llegar.

Tuqui, tuqui, tuqui, tuqui. Tuqui, tuqui, tuqui, tuquitú,

apúrate mi burrito vamos a ver a Jesús.

Con mi burrito sabanero voy camino de Belén.

Si me ven, si me ven, voy camino de Belén.

Con mi burrito sabanero voy camino de Belén.

Si me ven, si me ven, voy camino de Belén.

 

Publicado en Noticias | Deja un comentario

Las órdenes religiosas se mueren…

“Ya nadie está dispuesto a ser célibe y pobre”. Las grandes congregaciones viven una debacle en España debido a la falta de jóvenes dispuestos a la vida casta y monacal. Solo la ayuda de personal laico les permite sobrevivir.  La media de edad supera los 70 años.

Casi todas las órdenes religiosas en España están gastando todos sus bienes en el cuidado de sus enfermos y ancianos. Se están muriendo, literalmente, porque no son capaces de atraer a los jóvenes. Algunas órdenes suman 800 años de historia, como los dominicos, agustinos y franciscanos. Otras más de 500 años, como los jesuitas. Pero en 20 años, 30 a lo sumo, podrían convertirse en un vestigio de la historia, víctimas de un país que vivió abrazado al catolicismo y en cuestión de unas décadas se ha secularizado casi por completo.

“Hemos de estar dispuestos a saber ir muriendo”, sentencia José Ignacio González Faus, teólogo, profesor y destacado jesuita. “Es un fenómeno que tiene muchas causas y sería simplista reducirlo a una sola. No es exclusivo de España, sino de toda Europa. Algunas causas son el paso, en España precipitado, de una sociedad nacionalcatólica a otra laica; la aparición de una sociedad ‘líquida’, sin más valores reales que el dinero y el consumo; la culpa de la Iglesia por no saber evolucionar a tiempo. Y en España también una cristianofobia sutil. Conviene no dejarse ninguna”.

En los pasillos de la residencia jesuita de Palencia reina el silencio. La biblioteca está vacía, los muebles e imágenes sagradas han sido empaquetadas y donadas a otras comunidades. La Compañía de Jesús llegó a esta ciudad en 1577 y se marchó este sábado. Una misa de despedida en la iglesia de San Francisco puso punto y final a la relación de la compañía con la ciudad.

Los jesuitas abandonan Palencia tras 400 años: “Es una decisión muy triste, pero nosotros ya no podemos más”

“Es una decisión muy triste, pero nosotros ya no podemos más. Solo quedamos ocho jesuitas, uno de 95 años, otro de 93, 91, 85. No tenemos edad para dar clases en las escuelas y tenemos las fuerzas físicas que tenemos. Dejamos un legado de cuatro siglos y a mucha gente que continuará nuestra labor desde fuera. Espero que en el futuro, cuando la gente pase frente a la residencia y la iglesia, diga ‘mira, aquí estuvieron los jesuitas'”, dice con aire de nostalgia Albino García, prior de la comunidad.

La Compañía de Jesús tenía a inicios de este año a ocho novicios formándose en España. De estos, solo la mitad darán el paso definitivo y aceptarán, de por vida, los votos de castidad, pobreza y obediencia. La Orden Franciscana no superaba hace unos meses los cinco novicios. Los agustinos se reforzaron también con cinco el último curso, solo dos españoles. Los dominicos hicieron la gesta de dar hábitos a seis jóvenes en 2016, cuatro de ellos latinoamericanos. Es decir, un puñado de jóvenes para tomar el testigo de cientos de frailes cuya edad media supera los 70 años. Los números hace muchos años que no salen.

“Todas las órdenes estamos en el mismo saco. El nuevo ritmo de vida nos ha sobrepasado”, reconoce el prior de los jesuitas en Palencia

“Todas las órdenes estamos en el mismo saco, conozco a varios agustinos viviendo en pisos de ancianos, por ejemplo. El nuevo ritmo de vida nos ha sobrepasado. Antes la familia era de un modo, pero ahora lo religioso está en segundo plano. Quien conserva las parroquias e iglesias son solo las generaciones mayores. Nosotros no tenemos relevo, pero las diócesis no están mucho mejor”, prosigue García, quien a sus 74 años es el segundo más joven de su ya extinta comunidad. En adelante, seguirá su labor en Burgos. Tres compañeros se mudarán a la comunidad de Villagarcía de Campos (Palencia) y otro a La Coruña.

Laicos al rescate

Las órdenes religiosas reconocen la situación de emergencia. Saben que en breve será una rareza ver religiosos con sotana en España, ya sea dando clases en escuelas e institutos, ayudando a pobres y migrantes o dando consuelo espiritual a quien lo necesite. Por eso, desde hace años se apoyan en personal laico para sostener sus actividades, en especial la docencia. Así se aseguran cierta continuidad en el tiempo de sus escuelas, sus asociaciones benéficas y ONG. La visión espiritual de la orden, sin embargo, corre el riesgo de diluirse hasta perder su esencia. Ese, más que el envejecimiento, es el gran miedo de todas ellas.

“No somos importantes. Desde luego, no con el peso de otras épocas o de otra sociedad. Y en ese sentido no lo digo con pena ni con nostalgia. Seguimos teniendo un peso grande en el mundo de la educación. También creo que es muy significativo el compromiso social, por ejemplo con los temas de migraciones, la denuncia de los CIE (ahora mismo se está presentando en distintas ciudades el informe anual sobre dichos centros, tras presentarse el pasado 7 de junio en el Senado). No debemos pensar en revertir la situación a un estado anterior, sino en encontrar el camino hacia un futuro donde podamos seguir teniendo una misión, un lugar y una palabra que decir”, indica José María Rodríguez Olaizola, portavoz de la Compañía de Jesús en España.

“En el lado de los sacerdotes diocesanos [las parroquias] no hay una debacle tan absoluta porque aún hay vocaciones ligeras. En 30 años quedarán solo la mitad, eso es grave pero replanteable. Pero lo de las órdenes religiosas es terrible porque necesitan tener gente. La Iglesia puede tener un sacerdote para una docena de pueblos, pero una orden es más compleja, requiere de muchas personas para formar una comunidad, convivir y llevar a cabo su misión. Hay órdenes que ya son conscientes de que van a desaparecer”, explica José Ramón Navarro, periodista experto en formación religiosa. “El 80% de los conventos de religiosos estaban en España, siempre fue un gran vivero. Ahora hablamos de que quizá se cierra un convento a la semana”, señala.

Hay órdenes que ya son conscientes de que van a desaparecer

Cuesta imaginar a un adolescente actual dispuesto a pasar el resto de su vida rigiéndose por los valores de los frailes mendicantes de hace cinco siglos. Incluso de hace cincuenta años. “Antes en una familia de seis hijos ya se sabía que uno iba para fraile, no hacía falta que nadie viniera a explicarte por qué. Pero hoy, si un hijo único dice que quiere ser religioso le ponen una zancadilla. Antes ibas por las escuelas y salían novicios de 30 en 30. Ahora en las escuelas no es que no haya niños con vocación, es que ni siquiera hay religiosos. Todos son profesores laicos, aunque muy bien preparados. Ahora los niños y padres de familia no han visto una sotana y un fajín en su vida. Es muy duro”, explica el prior jesuita de Palencia.

Navarro incide en este cambio social: “La situación económica en la España de posguerra favorecía que una familia de agricultores mandara a uno de sus hijos a una orden para darle una educación y que se desarrollase como persona. De ahí el gran incremento de todas las órdenes en los años 50 y 60, vocaciones todas procedentes de entornos rurales. Esos niños son precisamente los que hoy aguantan las órdenes en edad de jubilación. España ya no sufre esa necesidad económica y la sociedad ha evolucionado mucho. Hoy nadie quiere comprometerse de por vida con nada, y menos para entrar en un monasterio, vivir célibe y ser pobre”, resume.

Los jesuitas, además, se encuentran con un problema agregado, fruto, paradójicamente, de su visión progresista y apego a los problemas sociales: si hoy un joven siente la vocación de ayudar a los más necesitados, a los migrantes, refugiados y marginados en los lugares más recónditos del planeta, dispone de un gran ramillete de ONG a las que aportar su trabajo altruista, sin las fuertes restricciones personales y sentimentales que exige militar en la Compañía de Jesús. Lo mismo se aplica a otras órdenes de carácter más contemplativo en monasterios y conventos.

Un grupo de franciscanos visita al Papa Francisco.

“Solo las órdenes nuevas están teniendo algo de tirón entre los jóvenes. Un ejemplo es Iesu Comunio, donde todo son chicas jóvenes con las que cualquier joven se puede identificar. Por eso es normal que si un adolescente tiene vocación religiosa opte por entrar en estas nuevas congregaciones en lugar de en una comunidad llena de jubilados. Un chico en clase puede conectar con un profesor de 30 años que le explica lo que hace en las misiones, pero no con un hombre de 70 años que le cuenta batallitas. Es muy difícil romper ese ciclo ya para las órdenes tradicionales”, apunta Navarro. El caso de Iesu Comunio es un símbolo claro de la debacle: ha despertado un enorme interés de los medios de comunicación y cierto asombro social por algo tan obvio hace unos años como es que un centenar de jóvenes ingresen como novicios en una orden religiosa.

Jóvenes monjas de la congregación Iesu Comunio.

Así, mientras estas órdenes menores proliferan, la mayor congregación de religiosos de España, la jesuita, disminuye a un ritmo de 60 bajas anuales, ya sea por fallecimiento o renuncia. Hoy cuenta 970 miembros en nuestro país, que llegó a superar los 4.000 efectivos. A nivel global su salud es algo más fuerte: unos 16.000 jesuitas se reparten por los cinco continentes, lejos de los 36.000 que llegaron a vestir el hábito de San Ignacio de Loyola en su etapa de mayor esplendor entre los años 50 y 60.

“Quizás sea esa la única manera de ‘desoccidentalizar’ el cristianismo y crear un cristianismo más asiático y más africano”, lanza entre optimista y resignado González Faus. “Un solo ejemplo: en Vietnam, con muchos menos católicos que España, hubo un año que tuvimos 100 solicitudes para entrar en la Compañía. Solo admitieron a 15, pero el dato es significativo de ese desplazamiento lento del cristianismo“.

Trabajador del Servicio Jesuita a Refugiados en Venezuela. (SJR)

“La colaboración con los laicos es algo que avanza”, admite Rodríguez Olaizola, portavoz de los jesuitas. En España se calculan unos 10.000 laicos trabajando o colaborando de algún modo con la compañía, y ya son pieza fundamental para su existencia. “También es cierto que necesitamos repensar nuestras presencias. Es posible que no tengamos que seguir en los mismos lugares. Es más, hay nuevos lugares donde vemos que tenemos que estar, como es Internet. Estos días, por ejemplo, nos despedimos de Palencia. Ahí tenemos que ser muy lúcidos a la hora de discernir dónde debemos, podemos y tenemos que estar, y dónde hemos cumplido ya nuestro ciclo”.

Mientras en Palencia los ocho religiosos hacen las maletas, la misión jesuita se desplaza a los nuevos puntos de conflicto como el Mediterráneo o los centros de refugiados del subcontinente indio. España, para bien o para mal, ya no es ni vivero ni prioridad para todos ellos.

David Brunat

Publicado en “El Confidencial”. 17/06/2018. Actualizado: 19/06/2018

 

 

Publicado en Noticias | Deja un comentario

Feria Privilegiada de Adviento. 22 de Diciembre

San Francisco, nos dicen sus biógrafos, celebraba la fiesta de Navidad con mayor reverencia que cualquier otra fiesta del Señor, porque, si bien en las otras solemnidades el Señor ha obrado nuestra salvación, sin embargo, comenzamos a ser salvos desde el día en que Dios, hecho niño pequeñuelo, se crió a los pechos de madre humana. Por eso quería que en ese día todo cristiano se alegrase en el Señor y que, por amor de Aquel que se nos dio a sí mismo, todo hombre fuese alegremente dadivoso no sólo con los pobres, sino también con los animales y las aves: que los ricos dieran de comer en abundancia a los pobres y hambrientos, y que los bueyes y los asnos tuvieran más pienso y hierba de lo acostumbrado. «Si llegara a hablar con el emperador -decía-, le rogaría que dictase una disposición general por la que todos los pudientes estuvieran obligados a arrojar trigo y grano por los caminos, para que en tan gran solemnidad las avecillas tuvieran en abundancia». No recordaba sin lágrimas la penuria que rodeó aquel día a la Virgen pobrecilla.

Oración: Señor Dios, que con la venida de tu Hijo has querido redimir al hombre sentenciado a muerte, concede a los que van a adorarlo, hecho niño en Belén, participar de los bienes de su redención. Por Jesucristo, nuestro Señor. Amén.

Publicado en Santoral Franciscano | Deja un comentario

Feria Privilegiada de Adviento. 21 de Diciembre

La piedad popular es sensible al tiempo de Adviento, sobre todo en cuanto memoria de la preparación a la venida del Mesías. No se le escapa, es más, subraya llena de estupor, el acontecimiento extraordinario por el que el Dios de la gloria se ha hecho niño en el seno de una mujer virgen, pobre y humilde. Los fieles son especialmente sensibles a las dificultades que la Virgen María tuvo que afrontar durante su embarazo y se conmueven al pensar que en la posada no hubo un lugar para José ni para María, que estaba a punto de dar a luz al Niño. Con referencia al Adviento han surgido diversas expresiones de piedad popular. Como es sabido, a partir del siglo XIII se difundió la costumbre de preparar pequeños nacimientos en las habitaciones de las casas, sin duda por influencia del «nacimiento» celebrado en Greccio por san Francisco de Asís, el año 1223. La preparación de los mismos, en la cual participan especialmente los niños, se convierte en una ocasión para que los miembros de la familia entren en contacto con el misterio de la Navidad, y para que se recojan en un momento de oración o de lectura de las páginas bíblicas referidas al episodio del nacimiento de Jesús (Directorio sobre la piedad popular, 97 y 104).

Oración: Escucha, Señor, la oración de tu pueblo, alegre por la venida de tu Hijo en carne mortal, y haz que cuando vuelva en su gloria, al final de los tiempos, podamos alegrarnos de escuchar de sus labios la invitación a poseer el reino eterno. Por Jesucristo, nuestro Señor. Amén.

Publicado en Santoral Franciscano | Deja un comentario

Feria Privilegiada de Adviento. 20 de Diciembre

Durante el tiempo de Adviento, la Liturgia celebra con frecuencia y de modo ejemplar a la Virgen María: recuerda algunas mujeres de la Antigua Alianza, que eran figura y profecía de su misión; exalta la actitud de fe y de humildad con que María de Nazaret se adhirió, total e inmediatamente, al proyecto salvífico de Dios; subraya su presencia en los acontecimientos de gracia que precedieron al nacimiento del Salvador. También la piedad popular dedica, en el tiempo de Adviento, una atención particular a Santa María; lo atestiguan de manera inequívoca diversos ejercicios de piedad, y sobre todo las novenas de la Inmaculada y de la Navidad. Sin embargo, la valoración del Adviento «como tiempo particularmente apto para el culto de la Madre del Señor» no quiere decir que este tiempo se deba presentar como un «mes de María». La Iglesia contempla todos los misterios marianos como referidos al misterio de nuestra salvación en Cristo (cf. Directorio sobre la piedad popular, 101).

Oración: Señor y Dios nuestro, a cuyo designio se sometió la Virgen Inmaculada aceptando, al anunciárselo el ángel, encarnar en su seno a tu Hijo: tú que la has transformado, por obra del Espíritu Santo, en templo de tu divinidad, concédenos, siguiendo su ejemplo, la gracia de aceptar tus designios con humildad de corazón. Por Jesucristo, nuestro Señor. Amén.

Publicado en Santoral Franciscano | Deja un comentario

Feria privilegiada de Adviento. 19 de Diciembre

La piedad popular, a causa de su comprensión intuitiva del misterio cristiano, puede contribuir eficazmente a salvaguardar algunos de los valores del Adviento, amenazados por la costumbre de convertir la preparación a la Navidad en una «operación comercial», llena de propuestas vacías, procedentes de una sociedad consumista. La piedad popular percibe que no se puede celebrar el Nacimiento de Señor si no es en un clima de sobriedad y de sencillez alegre, y con una actitud de solidaridad para con los pobres y marginados. La espera del nacimiento del Salvador la hace sensible al valor de la vida y al deber de respetarla y protegerla desde su concepción. Intuye también que no se puede celebrar con coherencia el nacimiento de quien «salvará a su pueblo de sus pecados» (Mt 1,21) sin un esfuerzo para eliminar de sí el mal del pecado, viviendo en la vigilante espera del que volverá al final de los tiempos (Directorio sobre la piedad popular, 105).

Oración: Concede, Señor, a los que vivimos oprimidos por la antigua esclavitud del pecado, ser liberados por el nuevo y esperado nacimiento de tu Hijo. Él, que vive y reina por los siglos de los siglos. Amén.

Publicado en Santoral Franciscano | Deja un comentario