A próposito de la Parábola de los Talentos

A pesar de su aparente inocencia, la parábola de los talentos encierra una carga explosiva. Sorprendentemente, el “tercer siervo” es condenado sin haber cometido ninguna acción mala. Su único error consiste en “no hacer nada”: no arriesga su talento, no lo hace fructificar, lo conserva intacto en un lugar seguro.

El mensaje de Jesús es claro. No al conservadurismo, sí a la creatividad. No a una vida estéril, sí a la respuesta activa a Dios. No a la obsesión por la seguridad, sí al esfuerzo arriesgado por transformar el mundo. No a la fe enterrada bajo el conformismo, sí al trabajo comprometido en abrir caminos al reino de Dios.

El gran pecado de los seguidores de Jesús puede ser siempre el no arriesgarnos a seguirlo de manera creativa. Es significativo observar el lenguaje que se ha empleado entre los cristianos a lo largo de los años para ver en qué hemos centrado con frecuencia la atención: conservar el depósito de la fe; conservar la tradición; conservar las buenas costumbres; conservar; la gracia; conservar la vocación…

Esta tentación de conservadurismo es más fuerte en tiempos de crisis religiosa. Es fácil entonces invocar la necesidad de controlar la ortodoxia, reforzar la disciplina y la normativa; asegurar la pertenencia a la Iglesia… Todo puede ser explicable, pero ¿no es con frecuencia una manera de desvirtuar el evangelio y congelar la creatividad del Espíritu?

Para los dirigentes religiosos y los responsables de las comunidades cristianas puede ser más cómodo “repetir” de manera monótona los caminos heredados del pasado, ignorando los interrogantes, las contradicciones y los planteamientos del hombre moderno, pero ¿de qué sirve todo ello si no somos capaces de transmitir luz y esperanza a los problemas y sufrimientos que sacuden a los hombres y mujeres de nuestros días?

Las actitudes que hemos de cuidar hoy en el interior de la Iglesia no se llaman “prudencia”, “fidelidad al pasado”, “resignación”… Llevan más bien otro nombre: “búsqueda creativa”, “audacia”, “capacidad de riesgo”, “escucha al Espíritu” que todo lo hace nuevo.

Lo más grave puede ser que, lo mismo que le sucedió al tercer siervo de la parábola, también nosotros creamos que estamos respondiendo fielmente a Dios con nuestra actitud conservadora, cuando estamos defraudando sus expectativas. El principal quehacer de la Iglesia hoy no puede ser conservar el pasado, sino aprender a comunicar la Buena Noticia de Jesús en una sociedad sacudida por cambios socioculturales sin precedentes”.

 

José Antonio Pagola

Publicado en Compartir... | 1 comentario

Santa Inés de Asís.- 19 de Noviembre

[Murió el 16 de noviembre y la Familia Franciscana celebra su memoria el 19 del mismo mes].

Hermana de santa Clara y émula de su vida y santidad, nació en Asís el año 1197. Pocos días después de que Clara, en 1211 ó 1212, se fugara de casa, hizo otro tanto Inés para, juntas, consagrar sus vidas totalmente a Dios. Su familia se empeñó en recuperarla, pero Inés se mantuvo firme en su propósito. Pasó la mayor parte de su vida en el monasterio de San Damián, situado a las afueras de Asís. Pero en fecha que no podemos precisar fue enviada al monasterio de Monticelli de Florencia, con el encargo de transferir a esta nueva comunidad el genuino espíritu de Clara, y allí permaneció como abadesa largos años. De este tiempo conservamos una preciosa carta suya dirigida a Clara. En el último período de su vida, Inés se encontraba de nuevo en Asís. Acompañó a Clara en su última enfermedad y en su muerte, acaecida el 11 de agosto de 1253, y poco después falleció ella.

Oración: Señor, Dios nuestro, por intercesión de santa Inés de Asís, que fue modelo de vida franciscana y ejemplo para muchas almas consagradas, concédenos emular su santidad en la tierra y gozar de su compañía en el cielo. Por Jesucristo, nuestro Señor. Amén.

(Directorio Franciscano. Año Cristiano Franciscano)

Publicado en Santoral Franciscano | Deja un comentario

XI Encuentro de Antiguos Alumnos Seráficos. Antequera 2017

Un año más nos hemos reunido para llevar a cabo el Encuentro en nuestra casa madre de Antequera, durante los días 11 y 12 de Noviembre.

La verdad, que este año, por circunstancias diversas, se ha notado una clara disminución de asistentes; aún así, los que estuvimos disfrutamos de vernos de nuevo un año más viejos y recordando, en primer lugar, a los que ya pasaron a la Casa del Padre, como es el caso reciente, que ya sabéis, del P. Alfonso Ramírez Pedrajas de El Viso. Ni que decir tiene que todos nos condolemos de su ausencia y pedimos al Padre que lo tenga con Él.

Como ya está siendo tradicional, la cita de este año ha sido en Antequera, a las 10 el sábado empezamos con los saludos y los cafés y pastas que la comunidad de esa casa nos tenía preparado.

La curiosidad y novedad de este año ha sido una exposición de los dibujos y pinturas de nuestros nietos que alegró el patio del colegio y cuyos abuelos no dejaban de proclamar las grandes habilidades de sus respectivos nietos.

A continuación celebramos nuestra Asamblea, con pocas novedades. El P. Diego de Guájar nos dio la bienvenida. El Padre Buenaventura, que tenía previsto impartir una conferencia sobre “Francisco de Asis en nuestros días“, excusó su ausencia por motivos de salud. En su lugar, el P. Juan Jesús Linares,  hizo una brillante y detallada exposición sobre la vida, obra y contexto de S. Francisco, repleta de observaciones que a muchos de nosotros no hizo rescatar del olvido. Tras esta charla, pasamos a la novedad del Encuentro de este año: coloquio en grupos sobre “la huella que los padres capuchinos dejaron en nuestra vida”. Los grupos se dividieron entre:

  • Antiguos alumnos hasta 1965
  • Alumnos desde el 1965 hasta 1976
  • Las mujeres presentes.

La puesta en común fue enriquecedora. Coincidimos en que a todos nos ha influido “lo franciscano” en nuestra vida laboral, social y familiar. Ese espíritu franciscano que mamamos en nuestra etapa en la orden capuchina y que ha quedado impreso casi de forma indeleble en nuestro carácter y comportamiento: espíritu de pobreza, vivir con poco, sencillos en el vestir y el comer, nada de lujos, preocupación por los demás… Fue curioso cómo el grupo de mujeres coincidieron en estos detalles advirtiendo que esas características nos hacen ser muy distintos a otras personas.

La comida se celebró en los bajos de la Plaza de Toros resultando muy agradable, distendida, familiar…

El domingo, día 12, quedamos pocos, unos 30, pues más de uno tenía obligaciones familiares contraidas. Visitamos a primera hora las instalaciones del periódico “El Sol de Antequera“, que cumple su primer centenario el próximo año. Allí conocimos al actual director e incluso tuvimos la sorpresa de conocer y saludar al actual alcalde de Antequera. Luego visitamos el valioso museo que las MM. Carmelitas Descalzas tienen en su convento.

Concluimos nuestro Encuentro con la Eucaristía que presidió nuestro querido P. Diego de Guájar, terminando con el ya tradicional canto de despedida del P. Buenaventura de Cogollos Vega: “Divina Pastorcita” que siempre nos trae la emoción y el recuerdo alegre de aquellos tiempos.

Y, finalmente, nos despedimos con la comida en el Hotel Antequera Golf hasta el año que viene, que según acordamos será de un solo día – sábado – y posiblemente en Granada, en el mes de septiembre.

Y esto fue todo. Echamos de menos a muchos compañeros que esperamos ver en los próximos encuentros.

Un saludo de Paz y Bien para todos.

Felipe Granados de El Viso. (Antequera 1956-1961. Sanlúcar, Moguer y León 1961-1965)

Publicado en Encuentros | 1 comentario

Beata Carmen del Niño Jesús.- 9 de Noviembre

Nació en Antequera (Málaga, España) en 1834. Desde niña destacó por su bondad y simpatía, inteligencia y viveza de carácter, y eran ya notables su devoción a la Virgen y a la Eucaristía y su amor a los pobres. A los 22 años, contra el parecer de su padre, contrajo matrimonio con un hombre dado al juego, que la hizo sufrir mucho, hasta que, con su bondad paciente, consiguió que cambiara de vida. Viuda a los 47 años y sin hijos, buscó servir a Dios en el cuidado y educación de los niños pobres. Abrió en su casa una escuela, y con algunas jóvenes que colaboraban con ella inició lo que a partir de 1884 es el instituto de las Hermanas Franciscanas de los Sagrados Corazones, dedicado a la enseñanza, a la atención de ancianos y enfermos y a otras obras sociales. Mucho tuvo que sufrir de propios y extraños, pero la Pasión de Cristo y el amparo de la Virgen del Socorro dieron firmeza a su fe y a su ánimo. Murió en Antequera el 9 de noviembre de 1899. Fue beatificada el año 2007.

(Directorio Franciscano. Año Cristiano Franciscano)

Publicado en Santoral Franciscano | Deja un comentario

Beato Juan Duns Escoto.- 8 de Noviembre

Nació en Escocia el año 1265, e ingresó de joven en la Orden Franciscana. Fue ordenado de sacerdote en 1291 y se graduó luego en la Universidad de París. Posteriormente desempeñó el cargo de maestro en las Universidades de Cambridge, Oxford, París y Colonia. Investigó con gran sutileza la revelación divina y escribió obras importantes de teología y filosofa. Se le suele llamar «Doctor sutil y mariano», y es considerado uno de los grandes maestros de la teología cristiana. Fue un ferviente heraldo del misterio de la Encarnación del Verbo, un incansable paladín de la Inmaculada Concepción de la Virgen María y un defensor de la suma autoridad del Romano Pontífice. Rehusó firmar el libelo de Felipe IV, rey de Francia, contra el papa Bonifacio VIII, y por ese motivo fue expulsado de París. Más tarde fue enviado como maestro a Colonia, donde murió el 8 de noviembre de 1308. Juan Pablo II confirmó en 1991 y 1993 su culto público definiéndolo como «cantor del Verbo encarnado y defensor de la Inmaculada Concepción de María».

Oración: Oh Padre, fuente de toda sabiduría, que en el beato Juan Duns Escoto, defensor de la Virgen Inmaculada, nos has dado un maestro de vida y de enseñanza: haz que, iluminados por su ejemplo y alimentados por su doctrina, permanezcamos unidos fielmente a Cristo. Que vive y reina por los siglos de los siglos. Amén.

(Directorio Franciscano. Año Cristiano Franciscano)

Publicado en Santoral Franciscano | Deja un comentario

Conmemoración de todos los Fieles Difuntos. – 2 de Noviembre

La Iglesia, después de celebrar ayer la fiesta de todos sus hijos bienaventurados ya en el cielo, se interesa hoy ante el Señor en favor de las almas de todos cuantos nos precedieron en el signo de la fe y duermen en la esperanza de la resurrección, para que, purificados de toda mancha de pecado, puedan gozar de la felicidad eterna. Celebramos, pues, la victoria de Cristo, y de nosotros con Él, sobre la muerte. Y hacemos memoria de cuantos, habiendo compartido ya la muerte de Jesucristo, están llamados a compartir también con Él la gloria de la resurrección. El primer prefacio de difuntos nos enseña que «en Cristo brilla la esperanza de nuestra feliz resurrección; y así, aunque la certeza de morir nos entristece, nos consuela la promesa de la futura inmortalidad; porque la vida de los que creemos en el Señor, no termina, se transforma; y, al deshacerse nuestra morada terrenal, adquirimos una mansión eterna en el cielo». Mientras nosotros pedimos por los difuntos, ellos interceden por nosotros.

Oración:  Oh Dios, gloria de los fieles y vida de los justos, nosotros los redimidos por la muerte y resurrección de tu Hijo, te pedimos que acojas con bondad a tus siervos difuntos, y pues creyeron en la resurrección futura, merezcan alcanzar los gozos de la eterna bienaventuranza. Por Jesucristo, nuestro Señor. Amén.

CONMEMORACIÓN DE TODOS LOS DIFUNTOS DE LA ORDEN FRANCISCANA. A semejanza de la Iglesia universal, que celebra a todos los santos el 1 de noviembre y conmemora a todos los difuntos el 2 del mismo mes, la gran Familia franciscana festeja a todos sus santos el 29 de noviembre y antes recuerda a todos sus difuntos el día en que, después del 2 de noviembre, no lo impida otra celebración. San Francisco y santa Clara mandan en su correspondientes Reglas a sus hermanos y hermanas que oren por los difuntos. Este mandato, que es de aplicación constante, adquiere en esta fecha una dimensión litúrgica y universal: es el recuerdo orante de todos cuantos han seguido a Francisco y a Clara en cualquiera de sus ramas y formas.

Oración: Oh Dios, gloria de los fieles y vida de los justos; nosotros, los redimidos por la muerte y resurrección de tu Hijo, te pedimos que acojas con bondad a nuestros hermanos franciscanos y a nuestros parientes y bienhechores difuntos, y, pues creyeron en la futura resurrección, merezcan alcanzar los gozos de la eterna bienaventuranza. Por Jesucristo, nuestro Señor. Amén.

Publicado en Santoral Franciscano | Deja un comentario

Todos los Santos.- 1 de Noviembre

La Iglesia celebra esta solemnidad en honor de todos los santos, o sea, de todos los fieles que murieron en Cristo y con Él han sido ya glorificados en el cielo. Esta fiesta nos recuerda, pues, los méritos de todos los cristianos, de cualquier lengua, raza, condición y nación, que están ya en la casa del Padre, aunque no hayan sido canonizados ni beatificados; nos invita a pedirles su ayuda e intercesión ante el Señor; y nos estimula a seguir su ejemplo, múltiple y variado, en nuestra vida cristiana.

Oración: Dios todopoderoso y eterno, que nos has otorgado celebrar en una misma fiesta los méritos de todos los santos, concédenos, por esta multitud de intercesores, la deseada abundancia de tu misericordia y tu perdón. Por Jesucristo, nuestro Señor. Amén.

(Directorio Franciscano. Año Cristiano Franciscano)

Publicado en Santoral Franciscano | Deja un comentario

Beato Angel de Acri.- 30 de Octubre

Nació en Acri (Cosenza, Italia) el año 1669. Su itinerario vocacional fue laborioso, pues, el Beato Angel de Acri,

Beato Angelo de A

tras dos noviciados frustrados, sólo después del tercero llegó a profesar en los Capuchinos, en 1691. Ordenado de sacerdote en 1700, se dedicó de lleno a la predicación, sencilla y popular, durante casi cuarenta años, por toda Calabria y gran parte del Sur de Italia, labor que completaba con su dedicación al confesonario, donde atendía a multitud de fieles que allí encontraban la gracia, la orientación y el consuelo que necesitaban. El Señor acompañaba su apostolado con carismas y milagros.

Sus devociones más sentidas fueron la Eucaristía (las Cuarenta Horas), la pasión de Cristo (el Calvario, el Vía crucis) y la Virgen María (la Dolorosa). En su Orden ejerció con gran celo y no menor caridad diversos oficios como el de maestro de novicios, guardián o superior provincial. Murió en Acri el 30 de octubre de 1739.

Publicado en Santoral Franciscano | Deja un comentario

Jornada de Oración por la Paz en el “Espíritu de Asis”.- 27 de Octubre

El 27 de octubre de 1986, invitados por el papa Juan Pablo II, acudieron a Asís los responsables y líderes de las grandes religiones del mundo, para participar en una «Jornada Mundial de Oración por la Paz». En su discurso de bienvenida el Papa les dijo: «Elegí esta ciudad de Asís como lugar para nuestra Jornada de oración por la paz, debido a lo que representa el Santo que aquí se venera, san Francisco, conocido y respetado por infinidad de personas en todo el mundo como un símbolo de paz, de conciliación y de fraternidad».

Desde entonces se han venido celebrando otras jornadas semejantes en diversas ciudades del mundo y los Ministros generales de la Familia franciscana establecieron que en sus fraternidades se conmemore aquel encuentro con celebraciones acordes con el «espíritu de Asís», como lo definió Juan Pablo II.

(Directorio Franciscano. Año Cristiano Franciscano)

Publicado en Santoral Franciscano | Deja un comentario

San Leonardo de Porto Maurizio.- 26 de Octubre

Este santo ha sido uno de los mejores predicadores que ha tenido Italia, y logró popularizar por todo el país el rezo del santo Víacrucis. Nació en Porto Maurizio, hoy Imperia (Liguria, Italia), el 20 de diciembre de 1676, en el seno de una familia de marineros.

A los trece años fue enviado a Roma, a estudiar humanidades, retórica y filosofía en el célebre Colegio Romano o Gregoriano de los Jesuitas.

A los veintiún años decidió entrar en la Comunidad de los franciscanos de la Reforma, con el propósito de imitar fielmente la vida de san Francisco de Asís. Y lo logró, sobre todo en la penitencia heroica, en la altísima contemplación y en el celo apostólico. Vistió el hábito y el cordón el 2 de octubre de 1697, en la provincia reformada romana. Fue ordenado sacerdote el 23 de septiembre de 1702 y lo destinaron a enseñar filosofía.

Desde 1708 hasta su muerte en 1751, Lorenzo de Porto Maurizio se dedicó a la predicación de las misiones populares. Su sola figura, austera, delgada y ardiente en fe y caridad, era ya una predicación. Su retórica, sencilla y directa, al contrario que la ridícula y vana oratoria barroca de la época, no rehuía los signos exteriores que pudieran mover a contrición, lágrimas y abundancia de elementos dramáticos, e incluso trágicos.

Turbas inmensas acudían a escucharlo, de modo que tenía que predicar en las plazas, por falta de espacio en las iglesias. San Alfonso María de Ligorio lo consideraba “el más grande misionero de nuestro siglo”. Predicó en toda Italia.

San Leonardo fue a Roma a predicar unos días con motivo del Jubileo extraordinario de 1740, y allá lo retuvo el santo Padre predicando, por seis años, en la ciudad y sus alrededores. Regresó diez años después, durante el Jubileo de 1750, y logró cumplir algo que había deseado durante muchos años: poder inaugurar un Vía-crucis en el Coliseo de Roma. Desde san Leonardo se ha venido celebrado el Vía-Crucis cada Viernes Santo en el Coliseo, presidido casi siempre por el Papa.

Fue beatificado el 19 de junio de 1796. Pío IX lo canonizó el 29 de junio de 1867. El 17 de marzo de 1923, Pío XI lo nombró patrono de los sacerdotes que se dedican a las misiones populares.

(Fratefrancesco.org).

Publicado en Santoral Franciscano | Deja un comentario